"Hemos alcanzado el pico de la epidemia y ahora el objetivo es doblegar la curva". Con esa afirmación, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha analizado la situación sobre la evolución del coronavirus este lunes, cuando se han conocido los datos sobre fallecimientos y contagios y que reflejan menores incrementos.

Según datos del Ministerio de Sanidad, en las últimas horas se han registrado casi 3.500 nuevos contagios y 517 fallecimientos, lo que supone 169.496 infectados y 17.489 decesos en total.

Illa ha insistido en que ahora el objetivo es consolidar la segunda etapa, la de doblegar la curva, y ha recordado que este 13 de abril "seguimos en fase de confinamiento", para después recordar que a partir de hoy se ha reactivado la actividad no esencial y que las condiciones de movilidad siguen siendo las mismas.

El ministro no ha querido aventurar fechas sobre el inicio de la desescalada, "no hay calendario, lo vamos a ir tomando en función de lo que vaya pasando", y ha apuntado que "será un proceso, nunca una decisión única" y ha dado a entender que esa desescalada será igual en toda España y no por territorios, como también piden algunos gobiernos regionales.

Los niños tendrán que esperar

Para el ministro, hay tres prioridades esenciales para evitar el contagio: la distancia interpersonal no inferior a un metro, el lavado de manos y la higiene en espacios públicos y privados. Y cuando estas tres condiciones no se puedan dar, existe la recomendación, ha dicho, de usar mascarilla.

A Illa también se le ha preguntado en la rueda de prensa que ha ofrecido en Moncloa con el ministro del Interior en la posibilidad de que se permita las salidas de los niños: "Vamos a actuar con máxima cautela y prudencia. Cuando creamos que se den las condiciones de seguridad para que se pueda hacer con seguridad, la tomaremos y daremos a conocer. Siendo conscientes de los sacrificios, por prudencia, cautela y con la información que tenemos, hay que mantener esta medida".