"Frente a la violencia y las amenazas mafiosas: ley y firmeza democrática". Así ha respondido Pablo Iglesias en a una tuit de Vox en el que la formación de extrema derecha se hacía eco de un acto vandálico contra la estatua de Francisco Largo Caballero en Madrid, con el mensaje: "Derogad la Ley de Memoria Histórica. Primer aviso".

El vicepresidente segundo ha acusado a Vox de reivindicar "abiertamente" este acto de violencia callejera. "Amenaza explícitamente al Gobierno", ha señalado en Twitter, donde ha advertido de que "las instituciones democráticas no van a consentir ni violencia, ni amenazas".

 

El líder de Unidas Podemos reaccionaba así al mensaje, publicado desde la cuenta oficial de Vox, con el que el partido de Santiago Abascal respondía a una publicación de José Luis Ábalos, en la que el ministro de Transportes señalaba que "no es casual que estos ataques a la memoria de Largo Caballero coincidan con la reaparición de la ultraderecha".

Además, Vox, reiteraba esta idea en un segundo tuit, este en respuesta a una publicación del PSOE en la que el partido denunciaba las pintadas a la estatua del que fuera presidente durante la República.

"No os preocupéis, pronto nadie podrá vandalizarla porque la vamos a retirar. ¿Queréis evitarlo? Fácil: derogad la ley de Memoria Histórica", escribió Vox en Twitter.

 

También el PSOE ha respondido al 'aviso' de Vox. "En democracia, no hay avisos, ni amenazas. Eso ocurre en otros regímenes", ha aseverado el partido a través de su cuenta oficial, en la que ha reivindicado que "tolerar y amparar actos vandálicos como este demuestra la necesidad de una ley de Memoria Democrática". "No nos vais a amilanar", ha aseverado la formación.

 

La estatua de Largo Caballero amanecía con pintadas que rezaban "asesino" y "rojos no", apenas unos días después de que el Ayuntamiento madrileño decidiera retirar el nombre del presidente socialista del callejero de la capital, a petición, precisamente, de Vox.

La primera en denunciarlo era la titular de Trabajo, Yolanda Díaz. "Derecha y ultraderecha han utilizado mentiras y manipulaciones históricas para borrar su figura del callejero de Madrid. Ahora, ese desprecio por la memoria cristaliza en vandalismo y violencia incívica", lamentaba.