El letrado Gonzalo Boye se defiende: "Si no fuera el abogado de Puigdemont ni siquiera me habrían llamado". La Audiencia Nacional le investiga por un posible delito de blanqueo de capitales vinculado al narcotráfico en una causa declarada secreta.

La jueza ordenó el registro de su domicilio y su despacho en el marco de la operación. En una entrevista en RAC1, Boye ha explicado que el registro de 15 horas "ha sido para copiar el contenido de mi teléfono móvil y mis correos electrónicos". "No se llevaron ningún documento de mi despacho porque no he creado ningún documento falso".

El abogado de Carles Puigdemont espera que la información obtenida durante el registro quede "precintada" y en manos de la secretaria judicial y no se filtre a los medios. "Si no, afectaría al derecho a defensa, por ejemplo, de Carles Puigdemont y Toni Comín".

El abogado de Puigdemont confía en "que no sea una operación político-judicial".

Según apunta Boye en RAC1, la operación policial se ha desarrollado en un momento clave en su defensa de Puigdemont, al ser reactivada la euroorden contra el expresidente catalán, y confía en que "no sea una operación político-judicial".

Investigan si Boye creó entramados societarios para el blanqueo

Boye, que también ha sido abogado de Sito Miñanco hasta hace unas semanas, insiste en su defensa y apunta no tener ninguna relación con el blanqueo de capitales ni ninguna organización criminal relacionada con el narcotráfico.

 

La operación, que coordina la Fiscalía Antidroga y que desarrollan agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) y de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), investiga si Boye creó entramados societarios para blanquear capitales procedentes del tráfico de droga.

La causa está bajo secreto de sumario y por el momento no se va a facilitar más información desde la Audiencia, aunque según ha podido saber laSexta de fuentes jurídicas, Boye ha sido citado para comparecer ante la jueza el miércoles 23.