La Policía ha permitido la salida de entre 200 y 250 migrantes marroquíes del campamento improvisado que se ha instalado en el muelle de Arguineguín, donde se encontraban encerrados hasta hoy. Según el Ayuntamiento de la localidad, ha sido una decisión de la Delegación del Gobierno y señalan que pretende permitir este miércoles la salida de otras 250 personas. Todavía permanecen allí hacinados unos 2.000 migrantes.

El Ministerio de Interior ha recordado que los migrantes liberados no están detenidos y que, por tanto, no pueden retenerlos en contra de su voluntad tras superar la reseña policial. A pesar de ello no confirman que la decisión haya salido de la Delegación del Gobierno y han abierto una investigación.

Según fuentes de Interior, con los migrantes liberados no se han podido seguir los trámites habituales para reubicarles dada la alta ocupación de algunas infraestructuras, aunque finalmente Migraciones ha podido realojar a más de 100 en complejos hoteleros de Maspalomas.

Antes de eso el Ayuntamiento de Mogán puso en marcha tres autobuses para trasladarlos del puerto de Arguineguín hasta las Palmas de Gran Canaria. La alcaldesa de la localidad Onalia Bueno, ha aquejado la decisión del Gobierno y ha afirmado que no se les había avisado hasta el desalojo.

"Hemos venido denunciando desde el minuto cero que este no era el sitio idóneo, eso ha conducido a que hayan puesto en libertad sin previo aviso a estas personas. Afortunadamente me presenté porque me llegó la información y no podíamos tener a todas estas personas deambulando por el municipio", ha explicado la edil.

La alcaldesa ha asegurado que ya ha iniciado los trámites para que se frene el desalojo del muelle de otras 250 personas durante la jornada de este miércoles. "Condenamos las políticas que se están llevando a cabo desde el Gobierno de España, y solicito la dimisión del delegado del Gobierno porque no ha estado a la altura de las circunstancias", ha espetado la edil antes de exigir al Ejecutivo central que se haga cargo de la situación: "No podemos soportar ni un segundo más que el puerto de Arguineguín esté como está y las políticas que se están llevando a cabo de poner en libertad a estas personas sin un alojamiento digno".

Por su parte, el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, también ha aquejado la decisión, y ha reclamado que "se aclare lo ocurrido y no vuelva a suceder".