Castilla y León, Andalucía, Asturias y Murcia ya están planteando volver al confinamiento domiciliario, algo que solo puede decretar el Ejecutivo. De momento, piden a los ciudadanos quedarse en casa todo lo posible dada la evolución, preocupante, de la pandemia.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Franciso Igea, ha pedido este jueves al Gobierno que se replantee la opción del confinamiento domiciliario porque "no es momento de hacer ningún otro cálculo" y es "razonable" pensar en esa posibilidad que puede ser necesaria "en muy pocos días" si la curva sigue subiendo como en las últimas jornadas.

Igea ha advertido de la "gravedad" de la situación actual y del incremento rápido de casos, cuya velocidad hace augurar una situación que puede ser "peor" a la vivida en marzo. Ha adelantado que "en breves días" se registrarán en la comunidad "entre 50 y 60 muertes, incluso puede que muchos más", si el aumento exponencial de contagios de COVID y la letalidad se mantienen como hasta ahora.

Advierte de la "gravedad" de la situación y del incremento rápido de casos, que augura que esta ola puede ser "peor" a la vivida en marzo

Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León

Ha anunciado que la comunidad autónoma va a implementar nuevas medidas restrictivas, como "recomendar" a los ciudadanos que se queden en casa "salvo para ir al trabajo" y que eviten las reuniones con personas no convivientes. "Vamos a ver hasta dónde podemos llegar legalmente", ha avanzado Igea, consciente de que el estado de alarma habilita ciertas medidas, pero reserva el confinamiento domiciliario para una decisión del Gobierno central.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ya aseguró este miércoles que el Ejecutivo regional está valorando incorporar el confinamiento por provincias a las medidas restrictivas que ya se han puesto en marcha ante el avance de la tercera ola del coronavirus: "Tendremos que ir de manera gradual analizando cómo está la situación", dijo en una entrevista en La 7 de Televisión Castilla y León.

Andalucía habla avance "explosivo"

En Andalucía, por su parte, Juanma Moreno ha apelado este jueves a la "responsabilidad" de los ciudadanos ante el avance "explosivo" de la tercera ola de la pandemia del coronavirus en la comunidad y ha pedido a los andaluces "quedarse en casa en la medida de sus posibilidades" e intentar "no multiplicar reuniones sociales no necesarias" ni trasladar a los hogares los encuentros con amigos o familiares no convivientes.

Moreno ha lanzado este mensaje en vísperas de la reunión del comité de expertos que acordará el endurecimiento de las restricciones en Andalucía ante la evolución de la tercera ola de la pandemia, que ha adelantado que será la "más dura, difícil y compleja de las vividas hasta ahora".

Este miércoles, ya confirmó que "es previsible" que, tras la reunión del conocido como comité de expertos de la Junta este viernes por la tarde, se tomen "nuevas decisiones en el ámbito de la limitación de movilidad desde el punto de vista geográfico", así como que serán "más duras" para "la propia actividad económica", según ha lamentado, porque "es el único instrumento que tenemos ahora mismo" para hacer frente a esta multiplicación de contagios.

"Ya adelanto que previsiblemente el viernes le daremos un giro al grifo hacia cerrar la movilidad entre los propios ciudadanos andaluces", ha reconocido el presidente de la Junta, que ha vinculado esta evolución "explosiva" de la pandemia tanto al efecto de "las fiestas de Navidad", pese a que, en ellas, "la mayoría de andaluces ha sido muy responsable", como a "la variante británica de este virus".

Preguntado sobre si cree que debería decretarse un "confinamiento total" en este contexto, Moreno ha recordado que "países con maquinarias económicas y sistemas sanitarios muy poderosos" como Alemania están recurriendo a esa medida, porque "la cepa británica está haciendo muchos estragos en Europa", pero ha apuntado que "esa decisión debería adoptarla, si la considera oportuna, el Gobierno de la nación", y ha subrayado que es "la máxima decisión de todas las posibles" para restringir la movilidad.

El Gobierno"debería ir pensando si hay que ir tomando una medida de ese tipo para el conjunto del país", sobre el confinamiento domiciliario.

Juanma Moreno, presidente de Andalucía

"Es una responsabilidad del propio Estado" que debería adoptar esa decisión "en común con todo el Estado, como se ha hecho en Alemania o en otras partes de Europa", según ha abundado el presidente andaluz, que ha abogado por que el Gobierno central "asuma una parte de responsabilidad" en la gestión de esta pandemia para "dar respuesta a situaciones de la magnitud como la que estamos viviendo".

Moreno ha precisado que la Junta no se plantea "ahora mismo" pedir el confinamiento total para Andalucía, que sigue por debajo de la media nacional en tasa de incidencia, pero "no descartamos nunca nada", y en todo caso el Gobierno de España "debería ir pensando si hay que ir tomando una medida de ese tipo para el conjunto del país", según ha deslizado.

También Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia, ha reconocido que el confinamiento domiciliario es una opción "necesaria" y que "tiene que estar sobre la mesa" ante el incremento de casos. En Asturias, el consejero de Salud, Pablo Fernández, solicitó a Sanidad en el Consejo Interterritorial que valorase el dotar a las autonomías de las capacidades necesarias para aplicar un confinamiento domiciliario "si, a pesar de las medidas que estamos tomando, muy restrictivas, pudiera hacer falta en algún momento".

Feijóo: "No se debería descartar un confinamiento" en algunas zonas

Por su parte, Alberto Núñez Feijóo cree que el Gobierno "debería tomar buena nota" de las peticiones de las comunidades autónomas, planteando dos opciones: "O toma decisiones y gestiona la pandemia o deja a los que gestionamos la pandemia tomar decisiones".

El presidente de la Xunta descarta un confinamiento para Galicia "en este momento", aunque pide "herramientas" al Ejecutivo para, en caso de necesitarlo, tomar medidas más duras como adelantar el toque de queda.

"No se debería descartar un confinamiento en algunas comunidades, provincias o ayuntamientos", ha añadido Feijóo.

¿Qué dicen los expertos?

Ese confinamiento domiciliario, que descarta el ministro Illa- también lo piden epiodemiólogos, como el jefe adjunto del Hospital Universitario Ramón y Cajal, César Carballo, que preguntado este jueves en Al Rojo Vivo, ha dicho que aplicar un confinamiento severo es la única forma de frenar el aumento de casos de coronavirus, que se han disparado tras las Navidades.

"Es imposible frenar esto de una manera que no sea confinando. Cuanto más tardemos en hacerlo, más muertos tendremos. Llevamos avisando desde octubre de que hay que frenar la incidencia", ha señalado en esta entrevista.

El doctor ha recordado, además, que los expertos ya advirtieron de que si pasábamos las Navidades como se planteaban -sin muchas restricciones de movilidad- íbamos a pasar "un enero y febrero negro". "Esto no sorprende a nadie. Nos lo esperábamos", ha agregado al respecto.

El exdirector de Sistemas de Salud de la OMS y antiguo asesor de Barack Obama en Sanidad, Rafael Bengoa, lo tiene también claro. El experto cree que hay que actuar ya y, en su opinión, la medida más efectiva sería la del confinamiento domiciliar, similar al de marzo, pero con una duración menor, como se está haciendo en otros países: "Un confinamiento de tres o cuatro semanas es probablemente donde acabaremos estando dentro de unas semanas".

Para ello, ha instado al Gobierno Central a que planifique una normativa nacional de acuerdo con el estado de alarma, para que las comunidades puedan actuar en función de sus puntos calientes, y así poder actuar "más fuerte de lo que ya están haciendo".