Arranca 2021 en mitad de una tendencia al alza de los contagios de coronavirus. En los últimos siete días los casos se han multiplicado: en la última semana ha habido más de 73.000 cuando a principios de diciembre eran 45.000.

Con las cifras sobre la mesa, enero podría convertirse en uno de los peores meses de la pandemia, junto con marzo, porque podría empezar una tercera ola sin haber doblegado la segunda.

Daniel López Acuña, exdirectivo de la OMS, advierte: "Si no se toman medidas más restrictivas, vamos a ver un incremento de la incidencia en los primeros días de enero y eso nos va a situar de lleno en la tercera ola".

El 2020 acabó con más de 1.928.000 contagios en España, de los que 271.821 se registraron en diciembre, datos muy similares a los de septiembre, cuando arrancó la segunda ola.

En palabras de López Acuña, estamos ante "una tercera ola montada en la cresta de la segunda y esto hará las cosas más difíciles".

José Antonio López, director de Neurovirología de la UAM, apunta que la diferencia ahora es que "no partimos de los datos que había cuando se pasó de la primera a la segunda ola, con menos de 20 casos por 100.000 habitantes".

Alarmantes cifras de la incidencia acumulada

Ahora, la incidencia acumulada está en niveles de alerta y sigue creciendo: se ha pasado de 246 casos a casi 280 en apenas cuatro días. "Baleares ha tenido un incremento del 120% y comunidades como Cataluña o Madrid del 60%", sostiene López Acuña. Cifra que también es alta en Extremadura, Comunidad Valenciana o Castilla la Mancha.

En cuanto a la presión hospitalaria, hay un leve aumento en la ocupación de las camas UCI desde la semana del 24 de diciembre. Una situación que podría verse resentida con la llegada de la nueva cepa, igual de virulenta. "Se traduce en más hospitalizaciones, más pacientes en la UCI y más muertos", alerta José Antonio López.

Si se analiza en el número de fallecidos, diciembre registra 5.326 muertos y quedan por delante solo los meses más duros de la pandemia: marzo, abril y noviembre, pico de la segunda ola.

"Tenemos que mantener esta la batalla contra el virus, su transmisión y la curva", insiste López Acuña al tiempo que recuerda que los efectos de la vacunación no empezarán a apreciarse hasta dentro de unos meses.