Isabel Díaz Ayuso descarta un adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, a pesar de la tormenta interna que ha desencadenado en su Ejecutivo la gestión de las residencias de ancianos durante la crisis del coronavirus, una cuestión que ha enfrentado a la Consejería de Sanidad, en manos del PP, y a la de Políticas Sociales, a cargo de Ciudadanos.

A preguntas de laSexta, la presidenta madrileña ha negado rotundamente que vaya a convocar elecciones anticipadas. "Me lo llevan preguntando desde el mes de enero, porque lo podría haber hecho ya entonces", ha apuntado Díaz Ayuso, que ha deslizado que "la eficacia de un Gobierno no se mide por el grado de amistad entre sus socios".

En similar sentido se ha pronunciado Ayuso en 'okdiario', donde ha asegurado que no se plantea un adelanto electoral pero ha advertido a su socio de Gobierno de que "no se puede trasladar que a las personas se les ha dejado morir", en alusión a las acusaciones del consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, que denuncia haber avisado reiteradamente a la Consejería de Sanidad de que su protocolo de hospitalización provocaría muertes "indignas" en las residencias.

En este sentido, Ayuso también ha admitido en una entrevista con 'esRadio' que los socios de gobierno ven las cosas "de manera distinta" y ha reprochado que "la estrategia de Ciudadanos muchas veces es incomprensible".

Por su parte, desde la formación naranja se ha pronunciado sobre las tensiones internas la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que ha tachado de "especulación" la posibilidad de un adelanto electoral. "No va a haber elecciones en la Comunidad de Madrid", ha aseverado, asegurando que, pese a que el Ejecutivo autonómico tiene "sus discrepancias", es "mucho más estable" que el Gobierno de España.

Choque por las residencias

El choque por las residencias entre el PP y Ciudadanos alcanzó su punto álgido la semana pasada, después de que 'El País' se hiciese eco de unos correos electrónicos en los que Reyero advertía en contra de unos criterios que descartaban trasladar al hospital a los internos de las residencias con un determinado nivel de dependencia.

Una orden que, en un primer momento, Ayuso afirmó que no se había producido, versión que su propio consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, desmentía al reconocer que el protocolo sí se envió a los centros, si bien "por error". Un "error" que Reyero ponía en duda en declaraciones a Al Rojo Vivo el viernes, donde respondió al titular de Sanidad después de que este le acusara de "fariseísmo político".

"No permito, y es lo que más me ofendido, decir a los madrileños que la muerte de su padre, madre, abuela o hermano se pudo haber evitado, porque no es verdad", ha aseverado al respecto Ayuso este lunes, en la citada entrevista con esRadio, en la que no obstante ha descartado cesar a Reyero.

"Tengo un compromiso con Cs y es que Cs nombra a sus consejeros y yo a los míos", ha sentenciado, aunque ha criticado el comportamiento de su consejero. "Cada vez que alguien ha fallecido ha habido un protocolo de absoluta dignidad para trasladarlo", ha defendido Ayuso, que ha afeado al consejero de Políticas Sociales el "sembrar esa duda".

"Me parece reprochable dar esa imagen de estar peleándonos", ha afirmado, insistiendo en que "jamás dictaría una orden donde se diga que la vida de una persona según la edad está por delante de otra". "Ha habido miles de traslados y aquí no se ha dejado morir a nadie", ha reiterado.

Reyero no se plantea dimitir

El consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, se ha pronunciado en una entrevista en Telemadrid asegurando que él no ha sembrado "ninguna duda". Asegura que le pidieron su opinión sobre los protocolos y que dijo: "Si lo hacemos así, estamos negando el derecho a recibir una atención sanitaria publica"

"Yo no acuso a nadie, lo único que digo es que esos protocolos van contra la decencia y lo que debemos defender como democracia, derechos humanos y Constitución Española", ha asegurado Reyero, que añade que está seguro de que tiene todo el apoyp del vicepresidente de la Comunidad y líder de Ciudadanos en Madrid, Ignacio Aguado.

Sobre si se plantea dimitir: "me he planteado si era útil o no y he decidido que soy más útil luchando por la residencias para que tengan la mejor asistencia posible independientemente de que sea social o sanitaria".

Tensión por el diálogo con la oposición

Otra cuestión que ha causado fricción en el seno del Gobierno madrileño ha sido el diálogo con la oposición, después de que el vicepresidente Ignacio Aguado convocara a los grupos de la Asamblea a una reunión para sentar las bases para un pacto de la reconstrucción, iniciativa que no sentó bien al PP, que no acudió al encuentro.

"Si presentamos un programa donde además he realizado propuestas muy trabajadas lo normal es que se hable en el seno del consejo de Gobierno, se presente a Vox y después al resto de grupos", ha defendido este lunes Ayuso en 'esRadio'. "No veo hacerlo de otra manera, ahí tuvimos nuestras discrepancias", ha admitido. "Nunca me opuse a hablar con la oposición", ha afirmado la presidenta, que no obstante ha defendido que "hay que hacerlo de esta manera".