El consejero madrileño de Políticas Sociales, Alberto Reyero, insiste: avisó reiteradamente a la Comunidad de que el protocolo que descartaba hospitalizar a ancianos de las residencias con cierto nivel de dependencia provocaría que muchos muriesen "de forma indigna" y nadie le respondió "absolutamente nada".

"Avisé de palabra y avisé por escrito", ha asegurado en Al Rojo Vivo, donde el consejero de Ciudadanos ha insistido en que ese protocolo "establece unas exclusiones a personas con dependencia y con discapacidad", por lo que afectaba a "la mayoría de las personas en las residencias". Criterios que, afirma, además de "poco éticos", podrían ser "ilegales".

La gestión de las residencias durante la crisis del coronavirus ha provocado toda una tormenta política en el Ejecutivo regional, con el titular autonómico de Sanidad, el popular Enrique Ruiz Escudero, acusando a Reyero de "fariseísmo político" y asegurando que ni siquiera asistía a las reuniones. "Hemos llegado a mantener con su Consejería 21 reuniones, de las cuales no ha acudido ni una sola vez", ha afirmado.

Unas acusaciones a las que Reyero ha respondido en ARV. "Comenta que no he ido a las reuniones, a las reuniones a las que no se me ha convocado nunca", ha afirmado el consejero, que considera las palabras de Escudero "un comentario que no viene a cuento". "En ningún momento se me convocó, porque las dirigía el consejero de Sanidad, que tenía mando único", ha asegurado.

Reyero rechaza que el protocolo se enviara "por error"

Aunque en un primer momento la presidenta Isabel Díaz Ayuso afirmó que la orden de no trasladar a ancianos a los hospitales "no se produjo", Escudero ha admitido que sí se envió, aunque asegura que fue "por error", algo que Reyero rechaza. "No se indicaba en ningún sitio que fuera un borrador, era un documento que venía de la Consejería, firmado electrónicamente por un director general", ha sentenciado.

"¿Un borrador es un documento que está firmado digitalmente, en el que aparece una hora y que se envía en un correo en el que se pide que se distribuya a los hospitales y a las residencias? ¿Eso es un borrador? Yo eso entiendo que no es un borrador, porque si no cualquier documento que nos llegue de una dirección general firmado pensaremos '¿será el correcto? ¿No será el correcto?'", ha aseverado Reyero.