"El futuro eres tú y nuestro país". "Todo coordinado y te quito un problema. Ahora sí que me debes una medallita". Alberto Luceño entabló una estrecha relación con la directora de Presupuestos del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, durante las gestiones del pedido de material sanitario en lo peor de la pandemia. Un envío del que Luceño y su socio Luis Medina cobraron una millonaria comisión, que entonces desconocía el Ayuntamiento, y que ahora un juzgado de Madrid investiga como una presunta estafa.

Según los audios de WhatsApp en poder de la Fiscalía Anticorrupción y a los que ha tenido acceso laSexta, la gestión del contrato de las mascarillas conllevó una cercanía entre ambos intermediarios, Collado por parte del Consistorio y Luceño por parte de la empresa malasia de San Chin Choon, quien habría suministrado el material y a quien ahora no encuentran.

"Elena, te van a llamar de Andalucía. Ahora te llamo y te digo quién es porque no sé quién es... Creo que es gente de Andalucía, no me han confirmado exactamente si es de la Junta pero te van a llamar para preguntarte porque quieren hacer un gran pedido", dice en una de estas notas de voz a las que ha tenido acceso esta cadena. La fecha en la que lo envía es el 25 de marzo de 2020, durante lo peor de la pandemia y cuando España al completo se encontraba confinada y se registraban centenares de muertos diarios a causa del COVID-19.

La fecha, además del contexto de la enfermedad en que se produjo, tuvo lugar pocas horas después de que se confirmara el polémico contrato para el suministro de mascarillas, lo cual se hizo mediante un grupo de WhatsApp creado ex profeso y en plena madrugada.

El segundo audio al que hemos tenido acceso se envía el 2 de abril de 2020, apenas una semana después, y habla sobre la continuidad en los envíos de material sanitario y de su relación con el Ayuntamiento. "Casi media hora larga hablando con Jorge. Todo súper bien, ya le he explicado la política que creo que es la que tenemos que seguir. Está absolutamente de acuerdo", asegura.

Luceño menciona que le ha dicho al tal Jorge, uno de los presuntos proveedores del material, que "entre comillas olvidamos lo pasado. Trabajamos para el futuro que eres tú y nuestro país".

La disposición de Luceño a trabajar por España, dice, implica un cambio de la forma en la que trabajan, explica a Collado. "La información ahora en lugar de abajo arriba va a venir de arriba abajo. Él va a actuar y me va a decir cómo lo vamos a hacer", señala.

Al parecer, con esta gestión Luceño habría solventado un problema de Collado, tal y como él relata en el audio: "Súper majo el tío. Todo coordinado y te quito un problema". Y esta gestión, a juicio del comisionista investigado por estafar al Ayuntamiento, era meritoria de un reconocimiento. "Ahora sí que me debes una medallita. Una medallita me vendría bien, civil", afirma.

La Fiscalía Anticorrupción, en el interrogatorio que le hizo y al que también accedió esta cadena, le preguntó sobre este asunto. Luceño defendió que la merecía: "Fueron los más rápidos y se dio la mercancía en una semana", justificó, ante un sorprendido fiscal.

"Hay que poner banderas, sellos... Los chinos son muy de eso"

La relación entre ambos se consolidó sin que el Ayuntamiento supiera que presuntamente los estafaban y que Luceño y Medina se embolsaban una comisión. "Aquí están, versión inglesa y española. Como te habrá contado Engra, hay que poner todo lo que se nos ocurra (sellos, banderas...) porque los chinos son muy de eso". Así preparó Elena Collado las cartas que tenían que avalar la profesionalidad de Luceño ante la empresa San Chin Choon.

Según los correos electrónicos a los que ha tenido acceso laSexta, la entonces encargada municipal de las adquisiciones de material específico para hacer frente a la primera ola del COVID-19 intermedió con Luceño para conseguir una misiva que lo referenciara ante la distribuidora de Malasia para facilitar las entregas. Así, gestionó que las cartas en cuestión recibieran toda clase de distinciones oficiales, como las banderas, para darle solidez de cara a la empresa de San Chin Choon.

Collado envía el citado e-mail a la jefa de la secretaría del alcalde, Jose Luis Martínez-Almeida, y la "Engra" que menciona es Engracia Hidalgo, la concejala delegada de Hacienda del Consistorio.

Firmada por Almeida

El mensaje lo envía Collado el 23 de marzo. La cadena incluye el "visto bueno" de la directora de gabinete de Almeida, así como el salvoconducto firmado por el alcalde. Es entonces cuando Collado vuelve a escribir a Luceño: "Cuando las tenga firmadas a mano te las vuelvo a mandar. Y con más sellos", le dice, en un correo con asunto "CARTAS GOBIERNO DE CHINA". La respuesta del comisionista apenas tarda una hora en llegar: "Están perfectas. Cartas y sellos".

La propia Collado fue cuestionada por estas gestiones durante su declaración ante la Fiscalía Anticorrupción el año pasado. "Me dijo que si alguien elevaba la oferta, nos quedábamos sin productos. Entonces decía que nos podía facilitar con las autoridades chinas si nuestro alcalde nos hacía una carta diciendo que esta persona estaba colaborando con el Ayuntamiento".

La carta, que estaría dirigida a Malasia, se redactó "en chino, pero al final la mandamos en inglés y la firmó nuestro alcalde".