"Aquí están, versión inglesa y española. Como te habrá contado Engra, hay que poner todo lo que se nos ocurra (sellos, banderas...) porque los chinos son muy de eso". Así preparó la directora de Presupuestos del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, las cartas que tenían que avalar la profesionalidad de Alberto Luceño, uno de los comisionistas involucrados en la presunta estafa del material sanitario, ante la empresa del malasio San Chin Choon.

Según los correos electrónicos a los que ha tenido acceso laSexta, la entonces encargada municipal de las adquisiciones de material específico para hacer frente a la primera ola del COVID-19 intermedió con Luceño para conseguir una misiva que lo referenciara ante la distribuidora de Malasia para facilitar las entregas. Así, gestionó que las cartas en cuestión recibieran toda clase de distinciones oficiales, como las banderas, para darle solidez de cara a la empresa de San Chin Choon.

Collado envía el citado e-mail a la jefa de la secretaría del alcalde, Jose Luis Martínez-Almeida, y la "Engra" que menciona es Engracia Hidalgo, la concejala delegada de Hacienda del Consistorio.

Firmada por Almeida

El mensaje lo envía Collado el 23 de marzo, en lo peor del confinamiento con cientos de muertos diarios, y apenas unas horas antes de que se aprobara el citado contrato del pelotazo en un grupo de WhatsApp creado ex profeso.

La cadena incluye el "visto bueno" de la directora de gabinete de Almeida, así como el salvoconducto firmado por el alcalde. Es entonces cuando Collado vuelve a escribir a Luceño: "Cuando las tenga firmadas a mano te las vuelvo a mandar. Y con más sellos", le dice, en un correo con asunto "CARTAS GOBIERNO DE CHINA". La respuesta del comisionista apenas tarda una hora en llegar: "Están perfectas. Cartas y sellos".

La propia Collado fue cuestionada por estas gestiones durante su declaración ante la Fiscalía Anticorrupción el año pasado. "Me dijo que si alguien elevaba la oferta, nos quedábamos sin productos. Entonces decía que nos podía facilitar con las autoridades chinas si nuestro alcalde nos hacía una carta diciendo que esta persona estaba colaborando con el Ayuntamiento".

La carta, que estaría dirigida a Malasia, se redactó "en chino, pero al final la mandamos en inglés y la firmó nuestro alcalde".

El papel de San Chin Choon

El vendedor que presuntamente está detrás del material sanitario se llama San Chin Choon. Durante su declaración en Anticorrupción, Luceño señaló que se trata del director ejecutivo de Leno Sdn Bhd, la empresa malasia que suministró las mascarillas, guantes y test, pero ese hombre en el que se escuda ahora no aparece.

La Fiscalía no ha podido contactar con él, a pesar de que supuestamente estuvo muy encima de los negocios con el Consistorio madrileño, firmando contratos, facturas y documentos bancarios. Según el comisionista, San Chin Choon le nombró agente y justifica los pagos que cobró con un documento en el que se le relaciona con la empresa junto a Medina.

Precisamente, Anticorrupción libró una comisión rogatoria para que se tomara declaración a San Chin Choon y averiguar si los investigados realmente tenían la condición de agentes exclusivos de la empresa proveedora del material sanitario y si habían pactado con ella las comisiones. Pero el Ministerio Fiscal lleva un año intentado dar con San Chin Choon para que declare, de momento sin éxito.