España es uno de los países amenazados por la subida del nivel del mar y esto se puede empezar a notar de manera contundente en un periodo corto de tiempo. Como explica Isabel Zubiaurre, meteoróloga de laSexta, en 2050 en zonas como Santander, Bilbao o el delta del Ebro el agua podría irrumpir varios kilómetros.

En el primer caso, el agua llegaría a recorrer cinco kilómetros, desde el aeropuerto hasta la zona interior. En Getxo, por ejemplo, el agua podría adentrarse en 10 kilómetros hasta Bilbao. Una cantidad muy superior en el Delta del Ebro, donde la subida se notaría hasta en Amposta, en Tarragona, con una irrupción del agua de hasta 25 kilómetros.

Pero, ¿por qué se produce este crecimiento del nivel del mar?

  • Dilatación del agua: Esto se debe a que el agua más caliente se expande, provocando las subidas. Esto influye en un 50% en el crecimiento del nivel del mar
  • Deshielo del Ártico: Esta causa, más conocida, consiste en el derretimiento de los glaciares y contribuye en un 40%
  • El agua de los continentes: El derretimiento del agua de los continentes, que procede de las nieves, contribuye en un 10%

En este sentido, cabe destacar que en España podemos quedarnos sin glaciares en solo 30 años. Parece un problema más alejado, pero lo cierto es que de los 40 glaciares que había en los Pirineos hace 35 años, ahora solo sobreviven 19. Y lo peor es que cada año van perdiendo espesor y hectáreas.

El glaciar de Maladeta es el cuarto más grande de Pirineos, uno de los más meridionales de Europa y funciona como centinela climático. En 1984 ocupaba 60 hectáreas, pero ahora tan solo 26. El de Monte Perdido, por ejemplo, en 1984 tenía 48 hectáreas y hoy 37. Pierde 1 metro de espesor al año.

Además del aumento del nivel del mar, el retroceso de los glaciares tiene otros grandes impactos. También limita la disponibilidad de recursos hídricos y provoca la pérdida como elementos geográficos del paisaje y de su atractivo turístico.