Paul McCartney ha suscitado la polémica por sus declaraciones sobre el coronavirus en la radio estadounidense Sirius XM. El ex de 'The Beatles' no ha dudado en culpar a los mercados chinos de propagar el coronavirus, y ha incitado al cierre de los mismos.

"Digámoslo claro, es un poco medieval eso de comer murciélagos", ha apuntado el músico, que ha argumentado que "parece que el SARS, la gripe aviar y todo tipo de enfermedades también provinieron de ahí".

 

McCartney no ha dudado en atribuir la culpa del origen de la pandemia a la comunidad china: "Simplemente necesitan ser más limpios", ha insistido.

El británico ha suscitado la polémica por sus declaraciones, calificadas incluso de racistas, en las que ha instado a los ciudadanos chinos a "cambiar": "Si esto no les lleva a reflexionar, no sé qué lo hará".