Brutal agresión de un policía a una manifestante en Nueva York. Ocurrió durante la segunda noche de protestas en la ciudad por la muerte de George Floyd a manos de la Policía. La Fiscalía de Brooklyn se plantea ahora presentar cargos por agresión contra el agente, según apuntan medios locales.

En las imágenes difundidas en redes sociales se puede ver al agente Vicent D'Andraia empujando a una joven con tanta fuerza que la desplazó varios metros y le causó un traumatismo craneoencefálico y convulsiones. Tras el brutal empujón, el policía siguió caminando y no ayudó a la manifestante, identificada como Dounya Zayer.

 

La joven, que estaba grabando la manifestación, también difundió en Twitter imágenes de la agresión desde su perspectiva. En el vídeo se puede identificar claramente al agente. "Lanzó mi teléfono antes de tirarme. Como se puede ver, ya estaba retrocediendo. Todo lo que pregunté fue por qué", apunta la joven en un tuit.

 

El agente fue suspendido temporalmente tras publicarse las imágenes del 29 de mayo, y su supervisor, que presenció los hechos, trasladado a otra comisaría. No obstante, el policía podría enfrentarse a cargos por agresión.

Desde el hospital, la joven publicó varios vídeo explicando lo sucedido. "Tengo dolor. Me duele la cabeza. No he dormido en tres días. Y no puedo dejar de vomitar", señala Zayer, que apunta que en ningún momento fue auxiliada por los agentes. "Hizo esto frente a su teniente y varios otros oficiales que me vieron tocar el suelo. Uno incluso miró hacia atrás para asegurarse de que todavía estaba en el suelo, y continuaron caminando".

 

Se trata de una de las agresiones más graves que se han vivido durante las protestas en Nueva York, donde la Policía ha sido criticada en varias ocasiones por su excesiva fuerza y su falta de control. La semana pasada, en Buffalo, dos agentes empujaron brutalmente a un anciano de 75 años.

El presidente Trump abre la puerta a buscar ideas para que la acción policial sea "más amable".

Por su parte, y tras los últimos acontecimiento, el jefe de la Policía de Los Ángeles, Michael Moore, ha anunciado que el cuerpo dejará de practicar inmovilizaciones por el cuello. Según un comunicado del Departamento de Policía, se ha introducido una moratoria que estará vigente "hasta el momento en el que la Junta de Comisionados de la Policía pueda realizar una revisión detallada". Desde la Casa Blanca,Trump ha defendido la labor policial durante las protestas y ha abierto la puerta a buscar ideas para que la acción policial sea "más amable".

Mientras, en la jornada de hoy, las protestas pacíficas han continuado por todo el país. Manifestaciones que no sólo piden el fin del racismo y de los abusos de la Policía, sino la retirada de fondos de las fuerzas del orden de la ciudad o incluso su abolición