Pedro Sánchez ha anunciado que a finales del mes de diciembre se presentará un nuevo paquete de medidas para hacer frente a la inflación, entre ellas se estaría estudiando la posibilidad de implantar medidas para contener el precio de los alimentos. Así lo ha destacado el presidente en un corrillo con periodistas en el marco de la celebración del Día de la Constitución a las puertas del Congreso de los Diputados.

Según ha destacado el presidente, muchas de las medidas actuales se mantendrán, pero a éstas se le añadirán medidas nuevas "muy ambiciosas". Entre las medidas que estaría estudiando el Ejecutivo se comprenderían algunas para contener el precio de los alimentos, un hecho que el Gobierno había descartado hasta el momento alegando el "buen funcionamiento" de la ley de cadena alimentaria.

La preocupación por el precio de la cesta de la compra es un asunto que colea desde el mediados de año. El IPC de los alimentos dio un salto significativo a las dos cifras en abril de este año y desde entonces no ha dejado de subir. En este marco, el pasado mes de septiembre la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, sugirió llegar a un acuerdo con las grandes distribuidoras y cadenas de supermercados para establecer una cesta de la compra básica a precios limitados para contener la inflación. Díaz reclamaba entonces el "compromiso" con el país de todos los actores implicados para hacer frente a una situación excepcional.

"Los precios de los alimentos están dificultándole el día a día a las familias. Ni las grandes distribuidoras, ni nadie puede mostrar indiferencia", aseveraba Díaz. Sin embargo, la medida causaba fisuras en el seno del Gobierno. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, reiteraba su rechazo a fijar una cesta básica de alimentación con un precio máximo y abogaba por ajustar "voluntariamente" los precios "con la colaboración de todos los actores de la cadena alimentaria". "Lo que hace falta es hacer un esfuerzo colectivo para que cada uno asuma su responsabilidad. Con el diálogo y el esfuerzo por parte de todos podemos conseguir que los ciudadanos dispongan de alimentos a mejores precios", defendía el ministro.

Ahora, con subidas de hasta un 15% en este sector básico para la ciudadanía, el Gobierno estaría buscando otras alternativas. En concreto, según los datos de inflación del mes de octubre, el precio de los alimentos ha continuado subiendo situando su tasa en un 15,4% (respecto al año anterior), la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.

Los productos que se ven afectados especialmente por este incremento de precios son las frutas, las legumbres y hortalizas, la leche, el queso y los huevos y la carne. Así, las frutas incrementaron su precio un 8,5% respecto a septeimbre, las legumbres más de un 5%, los lácteos y huevos hasta un 2% y la carne casi un punto porcentual.