Victoria Azarenka, bielorrusa y nacida en Minsk, ha abandonado la pista del Roland Garros. La tenista, después de alcanzar la final en el US Open, se ha quejado y mucho en su primer partido por el frío que hace en París.

Y es que el torneo, que ha empezado este fin de semana, se está disputando bajo un gran frío y con una lluvia interminente que no se espera que pare en estos días.

A pesar de que la Philippe Chatrier cuenta con techo retráctil, el resto no. En el partido que jugaba en la Suzanne Lenglen, Azarenka no ha dejado de quejarse de las condiciones con las que se iba a disputar el partido.

"Vivo en Florida y allí hace calor. Aquí estamos a 8 grados. Tú, que no estás en pista, no sabes lo que es jugar así. No voy a esperar sentada como un pato. Me estoy congelando", advirtió.

 

En su encuentro ante Danka Kovinic, Azarenka ha jugado con el chándal puesto y con unos leotardos.

La ex número 1 del mundo ganaba el envite por 2-1 cuando se produjo esta situación. De los duelos disputados en esta primera jornada de Roland Garros, es el único que se encuentra suspendido.