Tremendo despiste de Andy Murray en Indian Wells. Después de entrenar y cenar, al tenista escocés le llevaron al hotel para que descansara. Al recordar que en su habitación hay poca ventilación, el número 121 del mundo dejó sus zapatillas 'respirando' debajo del coche de la organización.

El problema fue que el exnúmero 1 no recordó que llevaba atado en uno de los cordones de las deportivas su anillo de boda, algo que suele hacer ya que le molesta a la hora de jugar.

Tal y como ha contado el propio Murray, fue su preparador físico quien se dio cuenta de la pérdida: "Fue mi preparador físico el que me preguntó dónde tenía el anillo de boda y entonces me di cuenta de que estaba en las zapatillas perdidas porque siempre lo ato a los cordones porque me molesta al jugar si lo tengo en el dedo".

 

El escocés fue al coche a mirar, pero tanto sus zapatillas como el anillo habían desaparecido. Ahora, Murray ha pedido ayuda para localizar la joya que simboliza el enlace con Kim Sears el 11 de abril de 2015.