El culturista inglés de 40 años Dante McNulty salvó su vida gracias a la tecnología. El deportista cayó por las escaleras de su casa y, tras la caída, las venas de sus piernas explotaron debido a sus 105 kilos. Esa pérdida en el flujo sanguíneo estuvo cerca de costarle la vida.

El hombre quedó inconsciente durante seis horas tras el fuerte golpe. Cuando recuperó el conocimiento, el culturista no podía prácticamente moverse. Desde el suelo, recurrió a Alexa, un asistente virtual. Gracias a este aparato tecnológico conectado a su dispositivo móvil, pudo ponerse en contacto con un amigo suyo.

Tras una operación en quirófano donde le separaron los músculos de los huesos para facilitar el movimiento sanguíneo, Mcnulty volvió a hacer vida normal, aunque tuvo que pasar un mes ingresado en el hospital. "Mi Amazon Echo me salvó la vida, aunque tengo que dar algo de crédito a mi amigo y a los cirujanos", afirmaba el culturista.