Todavía se hace difícil recordar el terrorífico accidente que sufrió Romain Grosjean al término de la pasada temporada de Fórmula 1 durante el Gran Premio de Baréin sin que se corte la respiración.

El halo salvó al piloto francés, que logró escapar de su Haas en llamas. Cinco meses y medio después, ya retirado del 'Gran Circo' pero con una despedida pendiente al volante del Mercedes campeón de Lewis Hamilton, Grosjean ha logrado su primera pole en la IndyCar.

En su tercera clasificación, Romain saldrá en primera posición del Gran Premio de Indianápolis, algo que no lograba desde hace diez años, cuando militaba en GP2 (ahora Fórmula 2).

De la mano de Dale Coyne Racing, Grosjean asegura volver a sentirse "vivo": "Es como volver a estar vivo. Mucha gente se pregunta cómo me sentí viendo la primera carrera de Fórmula 1 de la temporada sin estar yo allí. Dije: 'chicos, el capítulo está cerrado para mí. Me lo he pasado bien, ahora quiero otra cosa'. Eso es lo que he venido a buscar".

 

"Me encanta el ambiente entre los pilotos, me encantan las pistas y los coches son divertidos de conducir. Podemos ir a por cosas buenas. Estoy muy contento. Soy más feliz, lo he dicho varias veces. Soy más feliz de lo que he sido en mucho tiempo", ha añadido el piloto en declaraciones recogidas por 'Motorsport'.