"Stop inventing". Esa es la frase que ha permitido que Carlos Sainz logre su primera victoria en la Fórmula 1. El español ha tenido la sangre fría para contradecir al equipo. Una decisión acertada finalmente.

Con Sainz primero y Leclerc segundo, las radios en Ferrari no han dejado de sonar durante toda la carrera. El primero quería su primera victoria y el segundo la victoria para recortar distancia con Verstappen y Pérez.

En la resalida le pedían a Sainz que diese el máximo espacio reglamentario a Leclerc para que pudiese tirar, el equipo decía que eso sería mejor, pero Carlos no estaba de acuerdo.

"Intenta darle una distancia de 10 coches a Charles para intentar ganar espacio", le decían a por radio al madrileño. Algo a lo que Sainz respondía: "Por favor, chicos, tengo que defenderme de Hamilton. No me pidáis estas cosas. Por favor, por favor, no inventemos. No inventemos".

El piloto ha podido poner neumáticos blandos nuevos con ese safety car mientras que, Leclerc, se ha quedado fuera con duros. Así pues, Sainz ha podido adelantar con relativa facilidad a Leclerc, quien ha tratado de responder al ataque, pero Carlos era mucho más rápido con los blandos y en seguida a abierto un hueco.

Carlos Sainz vuelve a poner a España en lo alto del podio de la Fórmula 1, algo que no pasaba desde la victoria de Fernando Alonso en 2013 en el GP de España.