La guerra entre Red Bull y Mercedes vive un nuevo capítulo. En esta ocasiones por la flexibilidad en los alerones y las investigaciones de la FIA. Es Red Bull quien está bajo la lupa, pero Christian Horner ha pedido que también miren a las flechas de plata.

"Solo hay que mirar algunas imágenes de Imola en la parte delantera del automóvil de nuestro competidor que muestran una aerodinámica muy claramente flexible", afirmó este jueves tras los entrenamientos libres, en los que Red Bull sufrió por su ritmo lento. Max Verstappen, de hecho, se quejó ante los medios de comunicación.

"El alerón delantero es un una parte del coche mucho más sensible que la parte trasera del automóvil. Pensar que la superficie aerodinámica de todos era completamente rígida sería una falacia", ataca Horner, jefe del equipo austriaco.

Horner ha estallado después de las investigaciones abiertas de la FIA, asegurando que no pueden "hacer magia" de la noche a la mañana: "Lo que no podemos hacer es magia y crear una pieza de la noche a la mañana y que funcione, se necesita tiempo para desarrollarlo y entregarlo, pero me sorprende que se diga que daba seis décimas de ganancia, hasta incluso una, siempre en conjunción con otros elementos del coche y dependiendo del circuito".

Alpine y Alfa Romeo también están bajo vigilancia, aunque Red Bull parece olvidarse de la parte trasera... y pide a la FIA que miren a los de Lewis Hamilton, líder destacado del Mundial 2021.