Desde la atmósfera de Alpine todo son halagos para Fernando Alonso. Si hace unos días eran Alain Prost, asesor de la escudería y tetracampeón del mundo, y Davide Brivio, jefe de del equipo de Fórmula 1, quieren alababan la labor del asturiano desde su llegada, ahora ha sido Luca de Meo, presidente del Grupo Renault, el que ha hablado sobre el 'plus' que repercute su presencia.

"Renault es la casa de Fernando, quiero usar su experiencia para ayudarnos a todos a crecer. Tiene un rol diferente al que tenía hace 15 años. Es el padrino de todos. Lo único que le pido es que nos ayude a convertirnos en un equipo puntero porque se trata de actitud y de mentalidad, y él las tiene", ha señalado en declaraciones a 'Top Gear'.

El italiano ha recalcado el valor de la experiencia del bicampeón: "En el test de Baréin solo tardó unas diez vueltas llegar al límite del coche y decir 'esto o aquello no funciona'. Lo sabe de inmediato. Nuestro objetivo es darle un coche con el que pueda divertirse y luego nunca se sabe lo que puede suceder en un Gran Premio. Tal vez necesitemos tener un poco de suerte. pero haremos todo lo posible por él y por Esteban (Ocon)".

"Él eleva el listón, empuja a todo el mundo, sabe de lo que habla... y fue lo único que le pedí porque sé que tiene la suficiente motivación para la pista", ha añadido De Meo.

Seguidamente, ha explicado que el objetivo real de la marca parte a partir de 2022, pero que en 2021 no quieren pasar desapercibidos: "Mi expectativa es que mejoremos en cada carrera. El verdadero desafío comenzará en 2022, lo que no significa que queramos hacer una mala temporada en 2021. Tenemos a Fernando, que quiere ganar todo el tiempo, y Esteban, que es joven y no quiere perder el tiempo peleando en la zona trasera de la parrilla".

Sobre el futuro de la escudería en el 'Gran Circo', Luca de Meo ha asegurado que no se bajarán del barco: "No voy a ser yo el que detenga 44 años de historia, así que la gente de aquí no tiene que preocuparse. Tienen que trabajar para ganar carreras, crear un modelo de negocio rentable y generar una buena imagen de la empresa. Pero uno de los mensajes claros de mi parte es que estamos aquí, por así decirlo, para toda la eternidad. La F1 es la columna vertebral de Alpine".