El accidente protagonizado por Lewis Hamilton y Max Verstappen este fin de semana durante el Gran Premio de Italia en el circuito de Monza ha puesto de manifiesto algo que ya se vio en el choque entre Fernando Alonso y Charles Leclerc en Spa 2018 o el de Grosjean en el GP de Baréin en 2020: la imperiosa necesidad de la presencia del Halo en los monoplazas de Fórmula 1.

Implantado en 2018, Kimi Raikkonen fue el primer piloto en probar el nuevo sistema de seguridad con su Ferrari en Barcelona en marzo de 2016. "La visión era un poco limitada, pero había una diferencia sorprendentemente pequeña", dijo entonces el finlandés.

Hamilton, vigente campeón del 'Gran Circo', aseguró en aquella misma jornada que se trataba del "peor añadido en la historia" de la competición: "En el almuerzo vi algunas fotos, ¿qué mas puedo decir? Es el peor añadido que se ha visto en la historia de la F1. Aprecio la búsqueda de la seguridad, pero esto es la F1, y en ese sentido ahora está perfectamente bien".

Meses después, durante el GP de Hungría, la FIA hizo una presentación detallada del novedoso sistema, y el británico continuó mostrándose reticente a su inclusión: "¡Se verá terrible! Pero como ya he dicho, no se puede ignorar el hecho de que nos daría un 17% de posibilidades más de sobrevivir a un accidente grave. Nos mostraron uno contra un muro en GP2, y el 'Halo' habría protegido al piloto. Afortunadamente no se lesionó, pero podría haber perdido la cabeza".

"Creo que vamos a tener que seguir avanzando. No he pilotado con él como sí han hecho otros pilotos, así que todo lo que puedo decir es cómo luce, y no parece pertenecer a un coche de Fórmula 1", añadió el ahora heptacampeón del mundo.

Ya en la temporada previa a la inclusión del Halo, en el GP de Brasil 2017, Hamilton explicó que la competición estaba asociada al riesgo, hecho que, según él, no casaba con el sistema de seguridad.

"Yo creo que la FIA ha hecho un gran trabajo en la búsqueda de la seguridad en los últimos años. Algunos pilotos valoran eso. Tenemos que seguir hacia adelante. Personalmente, cuando empecé en el mundo del automovilismo siempre fui consciente de que existe un riesgo, y parte de este factor de riesgo es el que inspira a algunos de los pilotos", explicó.

"Es como si te montas en una montaña rusa. Parte de la emoción es el miedo, y esto es muy emocionante. Es lo que sentimos en un coche de carreras. Es domar a esta máquina y hacerla comportarse de la manera que quieres. El próximo año, los coches probablemente no van a ser tan hermosos como este año. Esto es un hecho", señaló.

Mercedes, en la misma línea

Toto Wolff, jefe de Mercedes, apoyó el mismo discurso que su piloto y aseguró en febrero de 2018 que lo "arrancaría" del monoplaza si pudiese: "No estoy impresionado con el elemento en sí. Si me das una motosierra, lo arrancaría. Debemos cuidar la seguridad de los pilotos, pero lo que se ha implementado no es estéticamente atractivo. Tenemos que abordar el tema y encontrar una solución que se vea mejor. Es un peso enorme en la parte superior del coche, arruinas el centro de gravedad de forma clara con esa cosa".

Hamilton y Toto Wolff durante un acto de Mercedes

"Por mucho que sea impresionante ver las estadísticas de que puedes poner un autobús encima, esto es un coche de Fórmula 1", señaló.

En Monza, el Halo ha sido el 'ángel de la guarda' de Lewis

Tras haberlo criticado por activa y pasiva, el '44' se rindió ante su función tras el aparatoso accidente con Max Verstappen este domingo en el GP de Monza.

El Red Bull del neerlandés pasó por encima de la 'flecha plateada' de Lewis, chocando el fondo plano y la rueda trasera con el Halo, y probablemente salvado este la vida del británico.

Lewis Hamilton y Max Verstappen

"Agradezco mucho tener el halo porque podría estar en una peor situación ahora mismo", aseguró Hamilton tras la carrera en Monza.

Toto Wolff, por su parte, también se rindió ante su efectividad, esa que no concebía hace tan solo tres temporadas: "El halo definitivamente salvó la vida de Lewis hoy. Habría sido un accidente horrible en el que ni siquiera quiero pensar si no tuviéramos el halo".