Carlos Sainz ha tenido en la palma de la mano obtener su primera pole en la Fórmula 1. El madrileño de Ferrari ha exhibido un ritmo extraordinario en Mónaco, pero se ha quedado con la miel en los labios tras fallar en el tercer sector de la Q3... y después del accidente de Charles Leclerc que ha provocado una bandera roja.

"La rabia que tengo es tremenda, tenía ritmo de sobra para un 10.1 o un 10.2", dijo tras la clasificación.

Carlos lamenta que no pudiera tener un último intento en Q3: "No he podido ni intentar atacar la pole al final... era la primera oportunidad de hacer la pole en toda mi carrera".

"En mi primera tanda había mucho tráfico, y no pude calentar la goma. Mi último sector no fue el mejor", se lamenta Sainz.

Y reconoce que tenía mucho más en el bolsillo: "Unas dos o tres décimas, pero no pude sacarlas porque ni ha habido última vuelta".

"Estoy muy cabreado. La segunda fila no importa", reconoce Carlos Sainz.

El madrileño saldrá finalmente cuarto, una posición desde la que podría optar tanto al podio como a la victoria dependiendo de los acontecimientos que se produzcan en carrera.

Adelantar en Mónaco es prácticamente imposible, pero la carrera monegasca es larga.

Te puede interesar

Primeras impresiones de Fernando Alonso tras el batacazo en Mónaco: "Se podía prever..."

¿Un Schumacher 2.0? El accidente de Charles Leclerc que terminó con él en la pole de Mónaco

Fernando Alonso confirma el desastre con el Alpine en Mónaco: el asturiano, K.O. en la Q1