Con motivo del 'Black Lives Matter', y a lo Colin Kaepernick, muchos pilotos de la parrilla de Fórmula 1, encabezados por Lewis Hamilton, se arrodillaron a modo de protesta contra el racismo.

Sin embargo, seis corredores se mantuvieron en pie en el momento en el que se guardó un minuto de silencio antes de que sonara el himno de Austria.

Carlos Sainz, Charles Leclerc, Kimi Raikkonen, Max Verstappen, Daniil Kvyat y Antonio Giovinazzi no se arrodillaron, mientras que otros como Daniel Ricciardo, Lando Norris o el propio Hamilton hincaban rodilla.

 

De hecho, Verstappen se pronunció en redes sociales antes de la carrera para explicar lo que posteriormente haría: "Estoy muy comprometido con la igualdad y la lucha contra el racismo. Pero creo que todos tienen el derecho de expresarse a la vez y de la manera que más les convenga. Hoy no me arrodillaré, pero respetaré y apoyaré las decisiones personales que toma cada conductor".

 

También se pronunció al respecto Leclerc: "Creo que lo que importa son los hechos y los comportamientos en nuestra vida diaria en lugar de los gestos formales que podrían considerarse controvertidos en algunos países. No me arrodillaré, pero esto no significa en absoluto que estoy menos comprometido que otros en la lucha contra el racismo".

 

Las imágenes no tardaron en correr como la pólvora en redes y se han sucedido los comentarios, críticas y acepciones ante lo visto.