Honda ha acabado la temporada de MotoGP con la peor clasificación desde que empezaron en la categoría reina. Y es que en el mundial de fabricantes han quedado quintos, sin ninguna victoria y con solo dos podios por parte de Alex Márquez.

Alberto Puig ha querido repasar la temporada a través de MotoGP y ha hablado sobre cómo les ha afectado la ausencia de Marc. "Creo que es imposible juzgar nuestra temporada porque nos ha faltado uno de nuestros mejores pilotos. Sería una valoración a medias, además cuando no tienes a uno de tus mejores pilotos ya sabes que los resultados no serán buenos", ha explicado el jefe de Honda sobre su 2020, aunque prefiere olvidar la temporada cuanto antes: "No es un año para recordar, Covid ha afectado a todo el mundo, no sólo a nosotros. Aunque nosotros hemos perdido a uno de nuestros mejores pilotos a principio de temporada, que nos afectó a todo el programa del resto de la temporada".

También ha analizado lo que ha supuesto que Marc no estuviera en el campeonato, ya que llegaban del 2019 arrasando en todos los circuitos y han pasado a tener que luchar por entrar en los puntos: "Pasamos de poder ganar a que fuera casi imposible ganar. Con Marc podíamos ganar, sin él era imposible. Ha sido un año extraño para todos nosotros, no teníamos la oportunidad de ganar el título de MotoGP esta temporada".

Lo que nadie se esperaba era la sorprendente evolución de Alex. "Hizo un muy buen trabajo, a principios de año mucha gente no tenía confianza en él. A mitad de la temporada dio un paso adelante y se volvió muy rápido. Desde el punto de vista del Honda, dio un paso mejor de lo que esperábamos. Estamos muy contentos con su progreso", ha confesado Puig sobre su piloto, quien ya no seguirá en HRC si no que pasa al equipo satélite de Honda LCR y será compañero de Nakagami.

"Nakagami también que ha demostrado que puede estar con los mejores e hizo una buena temporada. En el caso de Cal tuvo altibajos, pero nos ayudó a entender muchas cosas sobre la moto sin Marc", ha explicado el jefe de Honda. Y es que la moto estaba hecha por y para Marc Márquez, algo de lo que Lorenzo ya se quejó en numerosas ocasiones cuando vistió el mono de los de Repsol.

De esta forma Honda se vio obligada a cambiar el chasis, la suspensión trasera, modificar la distancia entre ejes e incluso algunos aspectos de la electrónica. Aprovecharon el test de Misano que se celebró entre las dos carreras que se hicieron en el asfalto italiano y todo esto tuvo una mejora instantánea, pues Alex rebajó su tiempo de una carrera a otra en 22 segundos.

En cuanto a Stefan Bradl, ha querido agradecerle su predisposición para sustituir a Marc cuando se lesionó: "Quiero hacer una mención especial para Stefan, ha sido un héroe. Se suponía que era un probador y ha sido un piloto. Se adaptó rápidamente, en algunas vueltas vimos que era rápido y que llegó a entender la Honda".

Tras una temporada para olvidar, Puig ya mira al 2021, y aunque no tendrá a su piloto estrella listo para el comienzo se centra en las mejoras que necesitan. "Tenemos que mejorar en todos los ámbitos, pero con la nueva normativa no podemos mejorar muchas áreas. Así que haremos lo que podamos siguiendo la normativa que Dorna ha aprobado", ha zanjado.