Sergio Ramos no ha dejado de entrenarse en este parón de LaLiga. El camero ha sudado la gota gorda durante las semanas en las que se ha ejercitado en solitario y la prueba es la imagen que ha subido a su Instagram personal.

En ella, se le ve marcando tableta y luciendo unos bíceps completamente tonificados. Lejos de haber podido subir o bien de peso o de masa muscular, parece estar incluso en mejor forma que antes del parón de fútbol.

Por si la imagen no impusiera lo suficiente, en sus 'stories' ha subido otra un poco más editada. No, no ha usado photoshop en sí mismo, sino que ha sido para ponerse un hacha en la mano izquierda, un escudo en la derecha y un atuendo inferior típico de los vikingos.

Se le ve con ganas a Ramos de volver a competir en un final de temporada en el que el Real Madrid debe remontar al Barça en LaLiga y al Manchester City en la Champions League.

Desde luego, si el resto de sus compañeros están como está él en cuanto a la forma física, eso no será un motivo para no poder hacerlo o haberlo hecho en caso de no lograr títulos.

El campeonato doméstico volverá el día 11 de junio, con la disputa del derbi entre el Sevilla y el Betis.