La historia de Zeca ha emocionado al mundo. El futbolista del Bahía brasileño anotó en la victoria de su equipo por dos goles a uno frente al Coritiba en el estadio Couto Pereira.

La noche fue especial para el lateral izquierdo, que regresaba a los terrenos de juego tras estar dos meses fuera del equipo después de pedir una excedencia para cuidar a su madre enferma de cáncer.

Zeca anotó y todo el equipo lo celebró con él, conscientes de los duros momentos por los que ha pasado el jugador, cuya madre falleció hace unos días tras no poder superar la enfermedad.

Al término del partido, el brasileño compareció ante los medios de comunicación y dedicó la victoria y el gol a su madre, quien, según él, le "ayuda" desde el cielo.

 

"Ni siquiera me gusta hablar. Estoy muy feliz por la oportunidad de poder actuar, de ayudar a nuestro grupo a ganar los tres puntos. Estoy conmovido, perdí a mi madre. Fue difícil, muy difícil. No me gusta hablar, era reciente, todavía lo siento en el entrenamiento y la concentración. Ese objetivo era para ella y para toda mi familia, mis amigos. Sé que está en un lugar mejor, del lado de Dios. Sé que ella me está ayudando", señaló Zeca.

"No tengo palabras, diría que la amo. Cada juego le llamaba para contarle cómo iba. Cuando lo hacía bien, ella estaba feliz, cuando no lo hacía, me motivaba. No tengo palabras, solo para decirle que la quiero mucho y que algún día estaré a su lado", concluyó.