Robin Olsen, portero del Everton, ha sido víctima de un atraco durante este fin de semana en su propio domicilio. Los ladrones entraron a su propiedad, situada a las afueras de Manchester, y robaron varias joyas y un reloj de lujo, llegando incluso a amenazar al propio meta con un machete, según ha informado el 'Daily Mail'.

Según el citado medio, el robo se produjo en la noche del sábado, con Olsen, su mujer y sus dos hijos, de dos y cinco años de edad, dentro de la casa. No se han lamentado daños físicos, aunque la familia está muy afectada.

 

El club de Merseyside ya ha ofrecido apoyo a la familia del jugado sueco, cedido por la Roma esta temporada, cuyo circulo más cercano ha calificado como "traumático" lo ocurrido.

No es la primera vez que ocurren este tipo de acciones delictivas a personas del entorno del fútbol en Inglaterra. De hecho el entrenador de Olsen, Carlo Ancelotti, ya vivió algo similar. El pasado mes de febrero la familia del técnico del Everton sufrió un asalto por varios individuos con pasamontañas que entraron a robar en su casa.