McLaren ha anunciado el lanzamiento de un nuevo modelo del rango Ultimate Series, el escalón superior de su gama que ocupan los modelos más prestacionales y exclusivos de la marca. El anuncio ha ido acompañado de una imagen que muestra entre sombras la vista lateral de un biplaza descapotable de cockpit abierto, es decir sin luna delantera. Su silueta recuerda inevitablemente al Mercedes-Benz SLR Stirling Moss, al Lamborghini Aventador J, o al reciente Ferrari Monza SP2, del cual parece ser respuesta por parte de los chicos de Woking.

Tras darse a conocer el nuevo proyecto en el que está trabajando la compañía británica, el piloto Fernando Alonso, todavía ligado a McLaren como embajador del equipo de Fórmula Uno, ha publicado un mensaje en la red social Twitter revelando que va a ser uno de los afortunados propietarios. 'He reservado algo… No puedo esperar a tener mi nuevo McLaren' decía el asturiano, haciendo alusión al tweet en el que la marca informaba del futuro modelo.

 

Según McLaren, este coche será el más ligero que haya fabricado jamás fuera de los circuitos y la destilación más pura de conducción enfocada a la carretera. Por el momento no se sabe nada de las especificaciones técnicas del prometedor deportivo, a parte de que estará propulsado por el motor V8 biturbo de cuatro litros habitual de la casa.

Sólo se fabricarán 399 unidades y tanto Fernando Alonso como el resto de futuros propietarios deberán esperar al menos hasta finales de 2020 para recibir la última joya de McLaren, tras pagar una cantidad más que prohibitiva. Aún se desconoce la cifra exacta, pero cada unidad tendrá un precio superior a los 900.000 € del Senna, aunque por debajo de los 2 millones de euros del Speedtail.