Lo habían mostrado bajo una manta y solo unas horas después, el secreto ya está al descubierto. Algo nuevo para el Dodge Charger con el objetivo de seguir en la pelea con sus rivales de Chevrolet y Ford en este particular tridente entre los Muscle Cars. El fabricante del carnero ha presentado el que será su nuevo Dodge Charger SRT Hellcat Widebody, el cual presenta una imagen mucho más ancha en los paragolpes y pasos de rueda para dar cabida a los neumáticos de mayor tamaño que porta la versión más extrema del que es el sedán de producción (en masa) más rápido del mundo.

Dodge Charger SRT Hellcat Widebody | Dodge

Disponible a partir de 2020, aunque admitiendo los primeros pedidos desde el próximo otoño, Dodge quiere mostrar una imagen completamente revisada para Hellcat, entre las que se encuentra una nueva parrilla frontal, con la que los ingenieros del fabricante estadounidense han realizado un trabajo de perfeccionamiento para que se mejore la circulación del aire hacia el radiador. Además de llantas más anchas y cambios en la suspensión, con amortiguadores delanteros mucho más rígidos, también habrá nuevos amortiguadores firmados por Bilstein y barras estabilizadoras más grandes.

Dodge Charger SRT Hellcat Widebody | Dodge

Además de las novedades estéticas producidas por el Widebody, Dodge también ha preparado un gran número de novedades técnicas que vienen aderezadas por elementos como la nueva dirección asistida eléctrica que permite cambiar la configuración y la dureza, así como el nuevo juego de frenos delanteros de Brembo. También tendrá funciones como el nuevo 'Race Cooldown', modo en el que se sigue empleando la bomba de intercooler y el ventilador del radiador para continuar enfriando el supercargador. También el conductor cuenta con una opción en la que los frenos delanteros se bloquean para permitir hacer burnouts y calentar los neumáticos traseros.

Dodge Charger SRT Hellcat Widebody | Dodge

El Charger Hellcat Widebody incluye el ya conocido motor V8 de 6.2 litros sobrealimentado con 707 caballos de potencia (527 kilovatios) y 881 Nm que está asociado a una caja de cambios de ocho velocidades. Recordemos que la velocidad punta de este vehículo se establece en los 315 km/h por debajo de los 333 km/h que alcanza el Bentley Flying Spur, pero es ahí donde el fabricante estadounidense pone las comillas al aclarar que su vehículo se ensambla en mayores cantidades que los de su rival británico.

También se ha anunciado que habrá disponible a partir del próximo año un Scat Pack Widebody que ha sido diseñado específicamente para la versión atmosférica, algo menos completo que el de la variante supercargada.