Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Los escapes Akrapovic son opcionales

Volkswagen Golf R 2021, ¿es razonable pagar más para que suene mejor?

Una de las cosas que ha caracterizado a todos los Golf de la saga R es el sonido de su escape. Con el nuevo Golf R, habrá que pagar un extra para disfrutar de unos escapes opcionales más interesantes que los de serie.

Volkswagen Golf R

Volkswagen Volkswagen Golf R

Publicidad

Volkswagen acaba de presentar la variante R de la octava generación del Golf. Como de costumbre, se diferencia del resto de versiones por su diseño con detalles específicos, como las llantas de 19”, los paragolpes más anchos, el spoiler trasero y los anagramas con el nuevo logotipo R, pero también por el característico color Lapiz Blue (hay más tonalidades disponibles) y, sobre todo, por las cuatro salidas de escape ubicadas en los extremos del difusor trasero.

Esta cuádruple salida de escape deja claro que bajo el capó se esconde el motor más potente de la familia Golf, al menos de momento. Con la séptima generación, este componente pasó a ser una de las características más reconocibles del Golf R y, en las anteriores entregas, los escapes también les permitían distinguirse del menos potente Golf GTI, en el caso del Golf R32 mk5 y Golf R270 de sexta generación con enormes colas situadas en el centro del paragolpes, mientras que el Golf R32 mk4 las llevaba a los lados y quedaban muy a la vista, a diferencia de las que tenía el Golf GTI de esa generación, que estaban ocultas.

Pues bien, además de ser una seña de identidad en el apartado estético, los escapes de los Golf R siempre han tenido un sonido característico, mucho más estruendoso que el de los GTI y, en todos los casos, adictivo. Tradicionalmente, esta ha sido otra de las formas de diferenciarlos de los GTI y el nuevo Volkswagen Golf R no podía ser menos, así que, además de volver a tener cuatro colas de escape, promete sonar mejor que el resto de Golf deportivos. De hecho, Volkswagen ha confirmado que ofrecerá de manera opcional un escape desarrollado por el especialista Akrapovic, como ya hizo con la generación anterior.

Volkswagen Golf R
Volkswagen Golf R | Volkswagen

A falta de escucharlo, es previsible que Akrapovic haga tan buen trabajo como siempre y el resultado sea de lo más satisfactorio, pero, ¿dónde quedan los escapes de serie en esta ecuación? Ya en la entrega anterior del Golf R, la marca alemana apostó por esta solución y para disfrutar de un sonido más especial había que desembolsar 4.000 euros adicionales, aunque el precio de aquél Golf R también era más ajustado porque partía de unos 43.700 euros. Todavía no conocemos el precio del nuevo Golf R, pero es evidente que será más caro porque el Golf GTI básico de 245 CV con cambio automático (todavía no sabemos cuánto costará el manual) arranca en 42.510 euros. Hay que tener en cuenta que entre el Golf GTI y el Golf R está el Clubsport, que debería costar unos 48.000 euros, por lo que todo apunta a que la tarifa del Golf R se dispare por encima de los 50.000 euros. No en vano, el Volkswagen T-Roc R se ofrece desde 49.970 euros y también está disponible con los escapes Akrapovic opcionales, que encarecen su precio en 4.100 euros.

Hablamos de cifras muy elevadas como para tener que desembolsar más de 4.000 euros porque el coche suene mejor. Es evidente que, para Volkswagen, el sonido del Golf R sigue siendo importante, pero hay que recordar que en los Golf R32 no había que pagar más por disfrutar de un sonido más redondo. En esos compactos de seis cilindros, la sinfonía del escape era verdaderamente deliciosa y, por mucho que Akrapovic y Volkswagen se esfuercen, el Golf R nunca podrá sonar como ellos porque en este aspecto, el sonido de los seis cilindros es incomparable al de cualquier cuatro cilindros.

Bien es verdad que si se afina bien el sistema de escape, un cuatro cilindros puede sonar muy bonito, sin ir más lejos, el del anterior Golf R sonaba de maravilla y regalaba continuos petardeos antes de la entrada en vigor de la normativa WLTP. Después de ello, seguía sonando bonito, pero no era tan estridente y tampoco acostumbraba a petardear tanto, digamos que paso a ser más artificial. Todavía no sabemos si los Akrapovic del nuevo Golf R nos sorprenderán, pero ni siquiera en ese caso estaría justificado pagar más por ellos. Los escapes de serie deberían dar la talla, como lo hicieron en los Golf R de cuarta, quinta y sexta generación, sobre todo ahora que, casi con total seguridad, el Golf R ha superado la barrera de los 50.000 euros.

También es cierto que incluye cosas que antes no tenía, como el modo Drift que permite mandar todo el par al eje trasero a través del sistema de tracción total para forzar el sobreviraje, pero siendo realistas, ¿es preferible un buen sistema de escape de serie o este nuevo modo de conducción? Y puestos a pedir, tampoco estaría mal que Volkswagen ofreciera los frenos Brembo que monta el nuevo Cupra León, en este caso de manera opcional porque los frenos de serie prometen dar la talla, pero hay que tener claro que siempre hay conductores que buscan algo más…

Publicidad