Los atascos no son plato de buen gusto para nadie: pese a que en la actualidad los coches más modernos y avanzados permiten una circulación mucho más relajada en las aglomeraciones de tráfico, aún sigue siendo una situación molesta que, además de incómoda, nos hace perder tiempo en nuestro día a día. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Tráfico nos recuerda cada cierto tiempo cómo debemos circular si nos topamos con un atasco: debemos permanecer tranquilos y mantener nuestro vehículo en un carril, cambiándonos únicamente si lo necesitamos para tomar una salida o evitar un accidente de circulación. Sin embargo, todos hemos sido testigos, en medio de una retención, de las maniobras de algunos conductores.

El 'serpenteo' o 'zigzagueo' es una práctica demasiado habitual en nuestras carreteras, sobre todo cuando hablamos de retenciones: algunos conductores se impacientan y deciden circular haciendo eses, cambiando de carril continuamente, como si eso les fuese a reducir el tiempo de espera. La realidad es que no vas a llegar antes por pasarte el atasco zigzagueando, pero lo que sí es cierto es que serán muchos los conductores que sufrirán las consecuencias de tus maniobras.

 

Te puede interesar: Atascos: El 'efecto cremallera' y cómo esquivar los efectos 'acordeón' y 'mirón'

En una congestión de 1 kilómetro más o menos habrá unos 150 coches atascados, lo que supone que desde que arranca el primero hasta el último hay 2 minutos y medio, y eso sin que nada lo altere lo que provoca que 16 kilómetros de cola tarden más de media hora en descongestionarse. Esta situación se puede combatir gracias, tal y como recuerda la Policía de Madrid en Twitter, con el 'efecto cremallera'.

La DGT recuerda todos los años la necesidad de extremar la seguridad a la hora de conducir en un atasco o caravana de vehículos, para evitar en la medida de lo necesario el llamado efecto acordeón. Acelerar, frenar, parar y poder circular en periodo de tiempo corto a buena velocidad, suele producir accidentes si no tenemos en cuenta algunos consejos.