Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Y CUÁNDO USARLOS

Exterior e interior: la DGT aclara para qué sirve cada carril de una rotonda

Las normas de circulación en el carril exterior y en los interiores son las mismas que hay que respetar en un tramo recto.

Publicidad

La correcta circulación por las rotondas se ha convertido en todo un reto para la Dirección General de Tráfico. Estas intersecciones nacieron con el objetivo de aliviar las congestiones de tráfico, pero el incumplimiento de la normativa por parte de muchos conductores las ha convertido en una fuente de retenciones e incidentes. Por ello, la DGT vuelve a la carga explicando para qué sirven cada uno de los carriles de una rotonda.

Lo cierto es que la teoría no es complicada: las vías que componen las glorietas se rigen por las mismas normas de circulación que debemos respetar en un tramo recto y, dentro, debemos circular por la más adecuada en función de la salida que vamos a tomar. No obstante, Tráfico aclara el uso que debemos dar a cada uno de los carriles.

  • Carril exterior: es el que tenemos que emplear para abandonar la rotonda y por el que tenemos que movernos si vamos a coger la primera o la segunda salida.
  • Carriles interiores: a partir de la tercera o para realizar un cambio de sentido, debes circular por los carriles interiores. Cuando llegue tu salida, tendrás que incorporarte al carril exterior de forma progresiva: si esta maniobra no es posible, deberás dibujar una segunda vuelta para intentar, de nuevo, acceder al exterior y abandonar la rotonda. Lo que nunca puedes hacer es salir directamente desde las vías interiores.

Circular por las rotondas
Circular por las rotondas | Newspress

Señalizar los movimientos en la rotonda

Evidentemente, cualquier movimiento que lleves a cabo dentro de una glorieta debe estar señalizado previamente con los intermitentes: incumplir esta normativa está penado con una sanción de 200 euros y, además, incrementa las posibilidades de sufrir un accidente. Por otro lado, hay que tener en cuenta que cuando llegamos a una rotonda todos los vehículos que están dentro tienen preferencia sobre aquellos que se van a incorporar a ella. Y a la hora de entrar recuerda que el vehículo que está situado a tu derecha siempre va a tener preferencia de paso.

Un par de excepciones

Como buena norma, el uso de los carriles de una rotonda cuenta con un par de excepciones que tienen como protagonistas a los vehículos pesados y a los ciclistas.

  • Vehículos pesados (camiones o autobuses): sus dimensiones les impiden maniobrar con la agilidad de un coche o de una furgoneta, razón por la que tienen permitido atravesar dos o más carriles de la rotonda a la vez. Ten en cuenta que debes facilitarles esta maniobra.
  • Ciclistas: cuando circulan en grupo hay que considerarlos como un único vehículo independientemente del número de bicicletas que formen el pelotón. Por lo tanto, cuando el primer ciclista entre a la rotonda hay que esperar hasta que el último haga lo propio para acceder nosotros.

Publicidad