Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Un problema para los que usan las rotondas a diario

Los 3 (mal) usos de los intermitentes en las rotondas que la DGT quiere que corrijas de una vez

Los conductores españoles tenemos un problema con las rotondas, y la DGT es consciente de ello

Publicidad

Las rotondas son una gran idea, que sin embargo supone un “invento del demonio” para muchos conductores, que no consiguen circular de manera tranquila y segura por este tipo de vías, pensadas para aliviar las posibles retenciones causadas por una intersección, fluidificando el tráfico en vías atestadas de coches.

En concepto, una rotonda no deja de ser una “línea recta que se ha curvado”, de manera que las normas de circulación que se pueden aplicar a una vía completamente recta son las mismas que las que podríamos llegar a aplicar en una rotonda. Los intermitentes pueden ayudarnos -y de hecho, lo hacen- en la mayoría de situaciones, pero la DGT sabe que en ocasiones no los utilizamos correctamente, lo que supone un problema también en las rotondas. Por eso, la DGT quiere que elimines de tu comportamiento el uso (mal uso) de los intermitentes en las rotondas:

1. Entrada en la glorieta

Son muchos los conductores que, para señalar su intención de incorporarse y entrar en una glorieta, activan el intermitente izquierdo de su vehículo. Esta acción no es correcta, ya que no se debe activar ningún intermitente a la hora de incorporarse a una glorieta. Puede inducir a error al resto de conductores que circulan en el interior de la glorieta.

2. Interior de la rotonda

En una rotonda que sólo tiene una salida o dos, no es muy normal que un vehículo tenga que dar toda la vuelta. Sin embargo, cuando estamos hablando de rotondas con varias salidas y carriles es cada vez más habitual ver como los conductores que tienen que permanecer en su interior durante un tiempo (para tomar una de las últimas salidas) lo hacen utilizando el intermitente izquierdo.

No, no está permitido utilizar el intermitente izquierdo para señalar que vas a permanecer en el interior de una rotonda, ni, por supuesto, utilizar el intermitente derecho. Sólo debes utilizarlo si vas a cambiar de carril y vas a pasar del exterior al interior. El intermitente, en una rotonda, sólo para la salida de la misma.

3. Salida de la rotonda

Tal y como acabamos de mencionar: es en la salida de la rotonda donde debemos activar el intermitente para alertar al resto de conductores de nuestras intenciones. Activaremos el intermitente derecho cuando se aproxime nuestra salida, aunque debemos tener claro que activar el intermitente no nos da ninguna prioridad de paso sobre otros vehículos que circulen por el interior de la glorieta.

Recuerda que debes estar colocado en el carril exterior para abandonar la rotonda, ya que no está permitido abandonar una glorieta desde el carril interior de la misma manera que no tomarías una salida de una autovía desde el carril izquierdo de la misma, ¿verdad?

Publicidad