Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

SEGÚN UN INFORME DE LA AEA

Estas son las razones que han convertido a las rotondas en un imán de accidentes

El análisis analiza lo sucedido entre 2015 y 2019: hay menos accidentes, pero éstos tienen consecuencias más graves.

Publicidad

Las rotondas nacieron como una fórmula para aliviar las congestiones de tráfico que se generaban en puntos concretos, pero han terminado convirtiéndose en un escenario de constantes incidentes. Así lo atestigua un informe de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) que ha estudiado el período que va desde 2015 hasta 2019 (último año con condiciones de circulación normales) para establecer las razones por las que las rotondas se han convertido en un imán de accidentes.

El estudio de AEA desvela que a lo largo de esos cuatro años, las rotondas españolas acumularon 45.153 accidentes: 317 personas perdieron la vida y 58.581 resultaron heridas. Las intersecciones ubicadas dentro de la ciudad han vivido un aumento del 28,5% mientras las que regulan la circulación fuera de los límites urbanos han experimentado una situación opuesta: los incidentes de han reducido en un 11%.

Y es que el número de accidentes mortales ha pasado de 57 a 59 representando un crecimiento del 3,5%. A pesar de estas preocupantes cifras, el número de incidentes graves ha caído: en las rotondas situadas fuera de la ciudad, el número de fallecidos ha bajado un 15% mientras que el de heridos ha experimentado una ligera subida del 0,78%. Una situación que empeora en las intersecciones urbanas: el número de vidas perdidas y de heridos ha aumentado un 16,8%.

Rotonda
Rotonda | Pixabay

Menos accidentes, pero más graves

Esta información nos desvela que la gravedad de los accidentes aumenta a pesar de que baja la cantidad de los mismos. El número de accidentes con víctimas que se producen en las intersecciones baja frente a los incidentes que tienen lugar fuera de ellas: un 39,7% en 2019 frente al 41,3% de 2015.

En las rotondas interurbanas, concretamente, se repite este efecto. En 2015, de cada 100 accidentes 36 ocurrían en este escenario mientras que en 2019 las cifras han menguado: 34 de cada 100. Lo mismo sucede en las que nos encontramos en las distintas localidades.

Rotonda
Rotonda | Pixabay

Las causas

El informe de Automovilistas Europeos Asociados destaca algunos factores como las principales causas que explicarían el aumento de la siniestralidad en las rotondas. En primer lugar nos encontramos la eterna asignatura de buena parte de los conductores: no saben hacerlas correctamente y no son conscientes del riesgo que eso supone para la su seguridad vial y la del resto.

En segundo lugar es el desconocimiento como consecuencia del paso del tiempo. La mayoría de los conductores circulan con lo aprendido en la autoescuela y no refrescan sus conocimientos: el paso del tiempo juega en contra de nuestra capacidad para recordar todas aquellas lecciones que muchos aprendieron con 18-20 años.

Rotonda en la que ha tenido lugar el accidente
Rotonda en la que ha tenido lugar el accidente | laSexta.com

En tercer lugar nos topamos con una de las infracciones más frecuentes: el uso del móvil al volante. Y es que muchos usuarios aprovechan la pequeña parada que hay que hacer para respetar la prioridad de los vehículos que están en el interior de la rotonda para mirar el teléfono.

Y por último está el desconocimiento del tipo de rotonda que conviene instalar en cada intersección. Sería necesario llevar a cabo un análisis técnico para saber cuál es la más adecuada en función de las condiciones del tráfico: rotondas tradicionales, partidas, dobles, con semáforos, turboglorietas…

Publicidad