NORMATIVA

Si cambias las ruedas del coche, ¿estás obligado a pasar la ITV otra vez?

Si un cambio en nuestro coche supone una modificación de importancia para el mismo, debe ser homologado.

Publicidad

La Inspección Técnica del Vehículo es una de las obligaciones que adquirimos en el momento en el que nos convertimos en titulares de un vehículo. Una revisión que debemos pasar con diferentes intervalos de tiempo que, a veces, son más cortos si realizamos alguna modificación en nuestro vehículo. ¿Tienes que pasar la ITV obligatoriamente cada vez que cambias las ruedas?

Todo dependerá de los neumáticos que elijas: si suponen una modificación de importancia, tendrás que convalidarla. La pregunta es inevitable: ¿qué es una modificación de importancia? Todos los cambios con los que añadimos o sustituimos elementos que pueden modificar las dimensiones exteriores del vehículo, suponer un riesgo o cambiar los datos que aparecen en la tarjeta de la ITV.

Etiquetado neumático
Etiquetado neumático | Pixabay

A esto hay que añadir aquellos que afectan a la identificación del coche, al motor, transmisión, ejes, suspensión, dirección, frenos, carrocería, dispositivos de alumbrado y señalización. ¿Un cambio de ruedas entraría en alguno de estos supuestos? Lo cierto es que sí: en varios… siempre que elijamos unas que no sean equivalentes.

Neumáticos no compatibles

Si cambias los neumáticos de tu coche por otros que tienen las mismas especificaciones técnicas y las mismas medidas que las que figuran en su ficha no habrá problema alguno porque son totalmente compatibles. En este caso no sería necesario pasar, de nuevo, la ITV. Si tendrás que convalidarlos cuando la diferencia de dimensiones entre el instalado y el original supere la tolerancia en un 3% o cuando el índice de carga o velocidad sean diferentes al original.

Neumáticos
Neumáticos | Pxfuel

Si llevas a cabo esta modificación, deberás volver a superar la revisión. Y deberás hacerlo aportando toda la documentación del proceso técnico que se ha realizado (normalmente esto lo hace un ingeniero), el informe de conformidad emitido por un servicio técnico de reformas o por el propio fabricante del vehículo y el certificado del taller que ha llevado a cabo el cambio de ruedas. El último paso es la ITV, donde incluirán todo esto en la ficha del coche.

Las consecuencias

Cabe recordar que circular con un vehículo modificado que no ha sido homologado está prohibido. Si no llevas a cabo este proceso, te pueden sancionar con una multa de hasta 500 euros y a esto hay que añadir que si no has declarado esos cambios, en caso de accidente, la compañía de seguros puede no cubrir los daños al no estar informada. Y, evidentemente, tampoco superarás con éxito la ITV.

También te puede interesar: ¿En qué consiste la prueba OBD, una de las más temidas en la ITV?

Antena 3 » Noticias Motor

Publicidad