Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

PARA EVITAR ACCIDENTES

Así recuerda la DGT cómo debes actuar ante esta situación causada por obras en la calzada

Hay que tener claro cuándo se tiene preferencia en un estrechamiento.

Publicidad

La carretera puede ser un territorio inescrutable, especialmente porque muchos factores son ajenos a nosotros. Aunque bien es cierto que tener una actitud prudente y respetuosa es crucial, también nos ayuda a ser mejores conductores el conocer cómo actuar ante ciertas situaciones. Y es que claro ejemplo de ello es cuando nos topamos con un estrechamiento por obras en la carretera. ¿Quién tiene prioridad? La DGT nos lo recuerda.

Aunque bien es cierto que existen ciertas zonas de la carretera en la que resulta físicamente que dos vehículos pasen al mismo tiempo, estas escasean cada vez más y se encuentran reguladas por una señal fija que indica quién debe pasar primero. Pero, ¿qué pasa cuando una carretera convencional se estrecha por obras?

Esta circunstancia se da cuando estamos ante una vía de doble sentido y dos carriles y, por motivos ajenos a los conductores, hay obras ocupando uno de los dos carriles. Además de tener que aminorar la velocidad tal y como indicarán las señales previamente establecidas, deberemos tener en cuenta la prioridad de paso al llegar.

Concretamente podemos encontrarnos con dos escenarios: uno en el que haya operarios en la vía trabajando y regulando el paso y otro en el que no. En caso del primero, prevalece la señal que tenga el operario de nuestro lado de la carretera. Es decir, si nos indica que nosotros tenemos prioridad de paso podremos avanzar, mientras que los vehículos del carril de enfrente deberán esperar a que la señal le indique que puede proseguir.

En caso de que no haya ninguna señal o persona indicando quién debe pasar, tendrá prioridad el que llegue primero al estrechamiento. Por otra parte, también podremos encontrarnos con situaciones en las que haya un semáforo regulando el paso por medio de luces.

En este caso, habrá que detenerse o avanzar según la luz que tenga el semáforo de nuestro lado, al igual que haríamos ante cualquier semáforo fijo. De lo contrario podríamos provocar un accidente entre varios vehículos por no respetar una señal o no tener claro quién tiene prioridad en caso de que esta no exista.

Te puede interesar: Adelantar con línea continua: ¿los vehículos agrícolas y de obras entran dentro de las excepciones?

Publicidad