Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Por la seguridad de todos

Las 20 normas que recuerda la DGT y que todo ciclista debería conocer

Los ciclistas son un grupo vulnerable en la carretera, pero existen una serie de normas que deben conocer para una convivencia segura sobre el asfalto.

Publicidad

Son muchas las medidas que se toman en busca de proteger a los ciclistas, colectivo vulnerable en diferentes circunstancias. Y es que debemos tener en cuenta los peligros a los que se exponen en caso de que un vehículo lleve a cabo alguna imprudencia. Sin embargo, existen una serie de normas que son de la incumbencia de los ciclistas y que todos deberían conocer. Concretamente son 20, y resultan clave para generar una convivencia más segura y pacífica entre bicicletas y coches.

Y es que, pese a que son muchos los riesgos a los que los ciclistas se exponen cuando un vehículo adelanta indebidamente o circula muy próximo a alta velocidad, estos no están exentos de respetar una normativa específica. Además de que pueden recibir sanciones por ello, es imprescindible para ya no solo preservar la seguridad de todos, sino también la suya propia.

Son un total de 20 normas básicas que recuerda la DGT y que son competentes a todo usuario de una bicicleta. Si no se respetan, podemos crear un contexto peligroso para todos, especialmente para los ciclistas, quienes sufren más daño en caso de accidente. No es solo cuestión de llevar casco, si no tener en cuenta una serie de maniobras que ayudan a que la situación sea segura. VER VÍDEO.

Está completamente prohibido utilizar el teléfono móvil mientras manejamos una bicicleta, así como auriculares, ya que puede distraernos y provocar un accidente. Además, está castigado con una multa de 200 euros. Por otra parte, en caso de llevar a cabo una frenada brusca debemos alertarlo moviendo el brazo arriba y abajo, lo que permitirá evitar accidentes por alcance.

Por seguridad, en ciudad y carretera siempre es recomendable -no obligatorio- circular por el carril bici siempre y cuando estén disponibles. Por supuesto, también hay que evitar ingerir alcohol, ya que sería considerado como conducción imprudente el superar la tasa máxima permitida -0.5 g/l de alcohol en sangre- e implicaría una multa comprendida entre los 500 y 1.000 euros.

En bicicleta está permitido llevar un pasajero de hasta 7 años de edad y en un asiento adicional homologado siempre que el conductor sea mayor de edad. Si se lleva al pasajero de manera incorrecta, la sanción es de 100 euros. Por otra parte, siempre que circulemos de noche en bicicleta, esta debe llevar encendidas las luces delanteras y traseras para ver y ser vistos, de lo contrario la multa será de 200 euros.

Los ciclistas, al igual que otros vehículos, están obligados a respetar la prioridad de los peatones, así como cederles el paso ante un paso de cebra. No respetarla conlleva una multa de 200 euros. A su vez, en caso de que el ciclista circule por un carril bici, un paso para ciclistas o un arcén debidamente señalizado, tienen prioridad de paso frente a otros vehículos. En el resto de situaciones, los ciclistas deben respetar las prioridades de otros usuarios como establezcan las normas y las señales, y si se hace caso omiso la multa es de 200 euros.

Por otra parte, cuando los ciclistas circulan en grupo gozan de prioridad -todos ellos, del primero al último- en las rotondas o glorietas, así como en el resto de las intersecciones siempre y cuando el primer ciclista haya entrado en ella. Por supuesto, antes de iniciar la marcha los ciclistas deben cerciorarse de que no hay ningún vehículo próximo y hacerlo con seguridad, de lo contrario esta acción supondrá una multa de 200 euros.

Las señales de los semáforos, al igual que las verticales -tales como stop, ceda el paso, velocidad…-, son para todos los conductores, incluido los ciclistas. En caso de saltarse un semáforo, la multa estará comprendida entre los 150 y 500 euros. Además, también es obligatorio señalizar las maniobras que se vayan a realizar, tales como giros, cambios de sentido y cambios de carril. Estas deben de indicarse con el brazo según la dirección que se vaya a tomar, y de no hacerlo se puede aplicar una sanción de 200 euros.

El casco protector es solo obligatorio para los menores de 16 años en ciudad, para los demás ciclistas es recomendable y siempre aconsejable. En caso de no llevarlo cuando es obligatorio, la sanción aumenta hasta los 200 euros. Por otra parte, los ciclistas deben afrontar los pasos de peatones a pie, y de no hacerlo la multa también es de 200 euros.

A su vez, está completamente prohibido circular en bici por aceras y zonas peatonales, a no ser que esté señalizado como carril-bici de uso compartido. En caso de circular por la acera, la multa puede ser de hasta 100 euros. Además, en ciudad las bicicletas deben circular lo más próximo a la derecha de la vía, dejando una separación de seguridad con el bordillo o con los vehículos estacionados. Y si van en grupo, podrán circular en columna de a dos como máximo. Si se circula por ciudad en grupos sin orden la multa es de 100 euros.

Si se circula por carretera en una circunstancia en que las luces sean obligatorias, también deberán llevar una prenda reflectaste para que los demás conductores puedan distinguirlo. En caso de no hacerlo la multa será de 80 euros. Por otra parte, en carretera es obligatorio para todos los ciclistas utilizar un casco de protección homologado con tres excepciones: en subidas prolongadas, por razones médicas o con calor extremo. No llevarlo implica una sanción de 200 euros.

Además, en carretera los ciclistas deben utilizar el arcén de su derecha, si existe para circular. De no hacerlo podrían afrontar una multa de 200 euros. Por último, los ciclistas tienen permitido circular en filas de dos en carretera, acercándose todo lo posible a la derecha de la vía. Sin embargo, en tramos sin visibilidad y cuando formen aglomeraciones no podrán circular en paralelo y deberán formar una hilera. No hacerlo conlleva una multa de 100 euros.

Publicidad