En esencia, el famoso cachopo asturiano son dos grandes filetes de ternera empanados rellenos de jamón y queso. Pero quizás esto es mucho reducir una las más famosas recetas de la gastronomía del Principado de Asturias. De otro buque insignia, la fabada asturiana, ya os hablamos en este otro artículo.

El cachopo no tiene un origen claro, pero todo hace pensar que nació en los hogares asturianos para aprovechar ingredientes básicos de la cocina de esta región.

Los filetes pueden ser rebozados en harina, huevo y pan rallado, pero hay quienes prefieren rebozarlos solo en huevo. Hay quienes los cosen con hilo fuerte para que no se abra, o quienes prefieren solo empanarlos para que se peguen. Quienes los acompañan de una amplia guarnición y quienes se limitan a acompañarlo de patatas fritas. Hay maneras de prepararlo para todos los gustos, explican desde el restaurante La Mar & Morena, por lo que la no hay una única receta del cachopo.

Otra curiosidad acerca de esta famosa comida es su nombre. 'Cachopu' es, en asturiano, el tronco de árbol viejo y hueco o podrido por dentro. Quizá el nombre de este filete relleno y empanado pueda deberse a su similitud con estos viejos troncos, por su color y su tamaño. Aunque es solo una teoría.

Receta del cachopo asturiano

Te proponemos una receta sencilla para estrenarte en el arte de hacer cachopo.

Ingredientes

1. Dos filetes de ternera que no sean muy gruesos (mucho mejor si es ternera asturiana). Puedes pedir que te los corten formando librillos. La parte de la cadera suele ser la más tierna para hacer el cachopo, seguida de la babilla.

2. Cuatro lonchas de jamón serrano (también hay quien le pone cecina)

3. Cuatro lonchas de queso (triunfas si puedes poner queso asturiano de La Peral, que es semi-azul, por ejemplo)

4. Harina

5. Dos huevos

6. Pan rallado (si usas un pan de escanda asturiano, lo bordas)

7. Aceite de oliva virgen extra

8. Sal

9. Pimienta negra al gusto

Elaboración

1. Preparamos los filetes de ternera para dejarlos blandos y planos. Se extienden y se golpean con un mazo.

2. Salpimienta los filetes y coloca el queso y el jamón y ve montando la carne como un librillo.

3. Cierra los filetes del cachopo. Para evitar que se abran los puedes asegurar con unos palillos de madera.

5. Empana el cachopo pasándolo por huevo batido y a continuación por pan rallado.

8. Calienta abundante aceite en una sartén y fríe los cachopos tres minutos por cada lado. No lo pongas a temperatura muy alta para evitar que el cachopo quede crudo por dentro.

9. Cuando esté hecho, saca el cachopo y déjalo reposar en un plato o bandeja con papel absorbente antes de servirlo.

En cuanto a la guarnición, lo típico suele ser acompañar al cachopo con pimientos rojos tipo piquillo asados y patatas fritas, pero hay muchas variedades. Ten en cuenta que lo más probable es que el cachopo no cabrá en un plato normal debido a sus grandes dimensiones, así que a la hora de emplatar lo mejor es que pienses en una bandeja. ¡Que aproveche!