ESCAPADA RURAL

ESCAPADA RURAL

Tres casonas para vivir una historia de amor

Disfrutar en pareja de una de las fechas más especiales del año es mejor si se hace en grandes casas con mucha historia como estas tres que hemos seleccionado. Con solera y mucho encanto, cada una ofrece un cóctel único de romanticismo.

Celebra San Valentín...

...en una masía.

En la provincia de Girona, Can Bassa es una espectacular y romántica casa de campo del siglo XV. Una preciosa masía rodeada de los tranquilos y bellos paisajes naturales del Baix Empordá, rehabilitada con mucho encanto, en el bonito pueblo de Madremanya. Este hotel con encanto es perfecto para disfrutar en pareja de una fecha tan especial como San Valentín. Y es que Can Bassa, con sus paredes de piedra y sus techos de vigas vistas, ofrece tres habitaciones dobles, para una escapada romántica, todas con conexión Wi-Fi gratuita, vistas al campo y acceso a los jardines. A media hora de Girona y de la mejores playas de la Costa Brava, las calas de Begur, Pals o Aiguablava. La estación de tren de Flaçà está a tan solo 10 minutos, con conexión a Barcelona.

En un entorno rural lleno de paz y tranquilidad, en la falda de Les Gavarres, este es el alojamiento ideal para pasear en pareja por los caminos cercanos e ir descubriendo pequeños pueblos medievales como Monells, Sant Martí Vell, La Pera o Pubol, lugares donde parece que el tiempo se haya detenido. Descubrir mercados ecológicos, una excepcional gastronomía, ver la salida del sol desde la habitación con el sonido de los pájaros o dormir arropados por el silencio de la noche. Todo un privilegio en el corazón de la Costa Brava.

...en una casona de montaña.

La Casa de los Tomillares en Candeleda, provincia de Ávila, es una casa de campo acogedora concebida como un alojamiento único, lleno de pequeños detalles. Un hotel diferente en el que la filosofía es que te sientas como en tu propia casa. Ubicada en un pequeño paraíso natural a escasos kilómetros de Madrid, dispone de siete maravillosas y cálidas habitaciones, con todos los detalles de un gran hotel, ideales para una escapada romántica. Con una peculiaridad: casi todos sus muebles están a la venta. Es para la gente a la que no le gustan los hoteles. Las habitaciones, con vistas al jardín, están decoradas de forma diferente, con preciosas telas, y magnificas camas king size, con climatización individual por suelo radiante tanto de calor como de frío, amenities de L'Occitane, wifi, servicio de habitaciones y piscina. Precios desde 174 euros la noche con desayuno incluido.

La belleza del entorno y sus jardines nos invitan a disfrutar de los espacios al aire libre. Un auténtico placer y con una oferta cultural, gastronómica y deportiva. Puedes solicitar un almuerzo tipo picnic para llevar o para disfrutar en cualquier rincón de la finca. El restaurante sirve el almuerzo en el empedrado, a la sombra de una pérgola o bajo una frondosa encina con vistas a Gredos, y la cena, en el jardín iluminado, o en el comedor cálidamente amueblado. Precio del menú 49 euros. Son múltiples las actividades que se pueden planificar desde la casa de los Tomillares. Además de los paseos por la finca y picnics, se puede practicar senderismo guiado por Gredos, paseos a caballo, piragüismo por el río Tietar o también  visitar el embalse de Rosarito  a 1,5 kilómetros de la casa o jugar al golf en el campo de 9 hoyos de Candeleda, con vistas al pantano de Rosarito y a la Sierra de Gredos.

...en un caserío gallego.

Al pie del bosque de A Fervenza, y frente a un viejo molino del siglo XVII, el hotel rural Hotel Fervenza Casa Grande, es una antigua casa que se rehabilitó conservando su esencia de antiguo caserío gallego. En su antigua palleira se ubica hoy un restaurante de comedor acristalado con vistas al bosque y a una original piscina tallada en cantería. Una vez alojado, recibirás una llave del molino, la llave de la puerta que da paso acceso a un idílico paraje fluvial frente a una isla propiedad del hotel. No hay nada más romántico que un paseo privado por este paraje natural.

Cerca del Camino de Santiago, a unos 18 kilómetros  de Lugo y Sarriael, el Hotel Fervenza Casa Grande & Restaurante, tiene un estilo rústico encantador, con vigas y suelos de madera, un pequeño museo con un molino de agua restaurado, un telar y un horno gallego tradicional. Con nueve preciosas y coquetas habitaciones con conexión WiFi gratuita, baño privado y vistas al campo o a la piscina. Algunas con bañera de hidromasaje. Ideales para una estancia en pareja. Precios desde 62 euros la noche.

A orillas del río Miño y del monumental bosque Da Fervenza, reserva de la biosfera Terras do Miño de Lugo, en Casa Grande Da Fervenza podrás vivir una experiencia rural única de naturaleza y al mismo tiempo disfrutar de la mejor gastronomía gallega. A Fervenza es fiel reflejo de un modo de vida ancestral, la Galicia más profunda, que se mantuvo intacta hasta la segunda mitad del siglo pasado.

 

Marta Rivas | @rivascmarta | Madrid
| 01/02/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.