Ya estamos en diciembre y las luces y los adornos navideños invaden las calles de los pueblos y las ciudades de toda España. Ya queda muy poco para disfrutar de algunas de las tradiciones más populares, esas que todos esperamos con ilusión, especialmente los más pequeños.

En Navarra, la Navidad llega en forma de tradiciones centenarias, ritos paganos, celebraciones modernas y visitas de personajes muy populares.
Uno de los más queridos es el Olentzero (1), un carbonero mitológico, tripudo y bebedor, que cada 24 de diciembre baja del monte para anunciar la llegada del niño Jesús y repartir regalos.

Poco se sabe del origen de este representativo personaje de la Navidad, se cree que posiblemente fue un símbolo solar en la noche del solsticio de invierno. En cualquier caso un entrañable San Nicolás vasco que forma parte de la tradición de Navarra, especialmente del pueblo de Lesaka.
Y esta es la primera cita importante del calendario navideño de la comunidad foral que tiene lugar el 24 de diciembre.

Horas antes de celebrar la Nochebuena, en muchos lugares de Navarra, entre ellos en Pamplona, todos salen a la calle para recibir a Olentzero.
El Olentzero puede ser un muñeco o una persona, suele llevar la cara tiznada, una pipa y una boina, y va sentado en una pequeña plataforma que lleva una comitiva vestida con trajes de caseros y caseras vascas. Una comitiva que recorre las calles cantando villancicos al son de los txistus y fanfarres.

Pero el Olentzero no es el único atractivo en la capital durante estos días. La música, los títeres y el karaoke serán los protagonistas del programa navideño de Baluarte (2). Con espectáculos entre los que destacan el Cascanueces acrobático, el Ballet de San Petersburgo, la versión renovada de la Ópera de Cámara de Navarra de 'El flautista de Hamelín', el concierto de gospel de Mississippi Gospel Choir o el gran concierto de Año Nuevo a cargo de la Orquesta Filarmonía. Un programa navideño estupendo y para todos los públicos. Además, en el auditorio Baluarte hay exposiciones de belenes y trenes (3), y para los más pequeños títeres y la versión de cine con karaoke de la película Grease, Grease Sing Along.

Otros escenarios navideños son el Teatro Gayarre con el Ciclo de Teatro en Familia (4), el recinto ferial de Navarra donde se encuentra Navipark, el paraíso de los niños con hinchables, películas, juegos y un sinfín de actividades infantiles, y la pista de hielo en la antigua estación de autobuses (5). También puedes perderte por la Feria de Navidad de la plaza de toros (6) que permanece abierta hasta el próximo 6 de enero, con productos artesanales, delicias gastronómicas, ropa y complementos.

La llegada del nuevo año viene acompañada de ritos singulares. Si quieres pasar una nochevieja diferente, en Navarra las opciones son muchas. Por ejemplo en Nochevieja, los jóvenes de Urdiain recogen agua de la fuente y la ofrecen a las autoridades y vecinos a cambio de un Aguinaldo. El Rito del Agua (7) se ha celebrado siempre para enterrar el año y desear felicidad para el que nace.

En Bera, el Glin-Glan (8) es una celebración en la que los más jóvenes y los niños salen a cantar en busca de alimentos, y el Diostesalve un recorrido por las calles en el que sus participantes cantan coplas para despedir el año.

En Pamplona desde hace años es costumbre salir disfrazado para recibir al año nuevo, un carnaval adelantado (9) que no te puedes perder.

Y en Sangüesa, el 6 de enero se celebra el Misterio de los Tres Reyes Magos (10), uno de los cinco autos sacramentales que se conservan en España. Un auto sacramental con más de 100 años de antigüedad del capuchino José de Legarda, autor del texto original. El escenario son las calles de Sangüesa y se escenifica la llegada de los Reyes a Belén para adorar al Niño y ofrecerle sus presentes. Tradicional y muy emotivo.

¡Ah! Y para los corredores empedernidos, en la comunidad hay muchas Sansilvestres el día 31. Pamplona, Lerín o Tudela son solo algunas a las que te puedes apuntar.

Más información:
Navidad en Navarra