Viajestic » Escapadas

HISTORIA

Catedral de Jaén: su historia y 5 curiosidades que te sorprenderán

Es el momento de conocer la verdadera historia que se esconde tras la catedral de Jaén e, incluso, algunas curiosidades que no te dejarán indiferente.

Catedral de Jaén

Imagen de Alphacosmos en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Catedral de Jaén

Publicidad

Jaén es una de las ciudades que más tiene de qué presumir no solamente de Andalucía, sino del resto de España. Uno de los puntos fuertes que podemos encontrar en este lugar es, sin lugar a dudas, su catedral. No solamente es uno de los grandes ejemplos del Renacimiento, sino porque bajo sus muros encontramos algo más.

Y es que se salvaguarda uno de los rostros más antiguos de nada más y nada menos que Jesús. Una cuestión a tener en cuenta es que el órgano de la catedral de Jaén no solamente cuenta batallas de guerra sino que además sus pasillos son absolutos testigos de diversos fantasmas que, cuando cae la noche, deambulan por el lugar. Es el momento de conocer algunas curiosidades que, desde luego, no te dejarán indiferente.

La catedral está rodeada de balcones

Para descubrir esta edificación, debemos empezar por la plaza de Santa María. No solamente te quedas sin palabras por sus dos torres renacentistas, sino que cuentan con un gran número de esculturas tanto de santos como de apóstoles y, por supuesto, evangelistas. Eso sí, lo que más llama la atención son los balcones, ya que no hay otra catedral igual en todo el país.

Catedral de Jaén
Catedral de Jaén | Imagen de Jose Luis Filpo Cabana en Wikipedia, licencia: CC BY 3.0

Esconde uno de los rostros más antiguos de Jesús

El Santo Rostro, que determinó el hecho de que existieran los balcones en la catedral de Jaén, se guarda bajo llave. Está en la Capilla Mayor en una caja fuerte, de máxima seguridad, con siete llaves. Se dice que, de camino al calvario, se le dio a Jesús un paño para que pudiese quitarse las lágrimas y el sudor. Su cara quedó completamente impregnada en esta tela, que se dobló en dos.

Cuando decidieron estirarla, observaron que el rostro se había reproducido en las dos partes de la tela. Por lo tanto, quisieron cortarlo en dos. Uno se encuentra en la Santa Faz (Alicante) y, el otro en cuestión, lo podemos encontrar en la Catedral de Jaén. ¡Algo verdaderamente espectacular!

Esta catedral inspiró a varias en México

Fue obra de Andrés de Vandelvira, convirtiéndolo en uno de los grandes ejemplos del renacimiento. Su construcción comenzó en el año 1540, pero se fue alargando a lo largo de diversas épocas. Esta catedral caló tan hondo que inspiró a otras tantas, como la de Ciudad de México, Mérida, Puebla, Oaxaca e, incluso, en Guadalajara.

Los tubos del órgano lograron engañar a la Legión Condor

Debemos tener en cuenta que el primer día de abril del año 1937, nada más y nada menos que seis aviones de la Legión Condor bombearon, por sorpresa, la ciudad de Jaén. La catedral fue una de las pocas cuestiones que quedaron en pie. Lo sorprendente es que los alemanes no apuntaron hacia la catedral.

Por un lado, que los presos nacionales estaban dentro del monumento y, por otro lado, las baterías antiáreas colocadas en tanto en la catedral como en la torre del homenaje del Castillo de Santa Catalina que evitaron un ataque mayor. ¡Pero eran completamente falsas! En realidad, los republicanos desmontaron el órgano para simular la artillería contra esos ataques.

Catedral de Jaén
Catedral de Jaén | Pxhere

El gran mecenas estuvo cuatro siglos enterrado en una cajonera

El obispo Alonso Suárez de la Fuente del Sauce decidió ser enterrado en la Capilla Mayor. En un primer momento fue enterrado donde quiso, en el año 1520. Ahora bien, en el 1635 como consecuencia de la restauración de la capilla el cuerpo se trasladó, de manera provisional, a la sacristía. Las obras terminaron, y el cabildo se negó a que esa momia regresara a la capilla asegurando que el lugar donde se enterraban los obispos era el coro.

Hasta que la familia Suárez y la Iglesia llegaron a un acuerdo, el cuerpo se guardó durante cuatro siglos en un arcón de madera en el lateral izquierdo de la capilla. Finalmente, en 2001 los herederos pudieron darle sepultura, en una lápida que se encuentra en el mismo suelo de la capilla. Hay quien dice que, además, su fantasma recorre los pasillos de la catedral cada noche.

Publicidad