Viajestic » Destinos

UN VIADUCTO DE PELÍCULA

Viaducto de Varda: historia de una de las construcciones que aparece en 'Tierra amarga'

Es el momento perfecto para conocer el Viaducto de Varda, uno de los elementos arquitectónicos más sorprendentes y fotografiados de Turquía.

Viaducto de Varda: historia de una de las construcciones que aparece en 'Tierra amarga'

Imagen de Zeynel Cebeci en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Viaducto de Varda: historia de una de las construcciones que aparece en 'Tierra amarga'

Publicidad

No es ningún secreto que el Viaducto de Varda es uno de los viaductos ferroviarios más conocidos de todo el mundo. Y siendo honestos, no es para menos. Entre otras cuestiones, porque ha formado parte de la historia de diversas películas y series como es el caso de ‘Tierra amarga’, de Antena 3.

Este Viaducto, conocido localmente como Alman Köprüsü, está situado en la turca provincia de Adana. Fue diseñado, así como construido, por diversos ingenieros del Imperio Alemán, como parte del Ferrocarril de Bagdad. Lo que más llama la atención es su sorprendente estructura de arcos de piedra. Es el momento de conocer su historia y todos los secretos sobre esta construcción tan espectacular.

Para comenzar, debemos tener en cuenta que se creó como parte de ese proyecto de línea ferroviaria de Estambul a Bagdad para tratar de unir a Berlín con Basora. Una forma perfecta para poder suministrar, de manera directa, enormes cantidades de petróleo para la industria de Alemania.

Hay que tener en cuenta que la zona de los Montes Tauros es la más complicada de atravesar. Es precisamente la que separaba Konya de Adana. Esto corresponde a unos 12 kilómetros. El diseño y la parte de ingeniería fueron realizados por Winkler y Nicholas Mavrogordato. Este último se convirtió en el ingeniero jefe tras el fallecimiento del primero de ellos.

Viaducto de Varda
Viaducto de Varda | Imagen de Zeynel Cebeci en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

En el año 1903, con motivo de esta construcción, se estableció un campamento en Belemedik. Tal era la cantidad de trabajadores que se asentaron en este lugar que terminaron construyendo una iglesia, una mezquita, un colegio, un hospital ¡y hasta un cine! El objetivo de esta obra era claro: que la vía férrea cruzara el profundo cañón de un arroyo llamado entonces Giaur Dere.

Por lo tanto, se vieron en la obligación de utilizar materiales como cemento o acero. Fueron enviados por mar hasta Mersin y, posteriormente, se trasladaron hasta el lugar de la construcción en camello. Antes de que se hiciera la construcción definitiva, se hizo una provisional para poder llevar materiales al otro lado.

Una vez se terminó la construcción del Viaducto de Varda, el provisional quedó completamente en desuso aunque sí que se mantienen los pilares. La obra comenzó en el año 1905 y, dos años después, los trabajos se dieron por finalizados. Eso sí, el ferrocarril no entró en servicio hasta 1916.

Viaducto de Varda, a través de sus características

Esta sorprendente estructura cuenta con nada más y nada menos 172 metros de largo y 98 metros de alto. Por si fuera poco, se sostiene gracias a un total de once sillares en arco. Este sorprendente viaducto, que cruza el cañón de norte a sur, está curvado y alcanza unos 1.200 metros de radio de curvatura.

Como dato curioso, el primer alto funcionario que cruzó este Viaducto fue Enver Pashá, ministro de la Guerra, en febrero de 1917. Por si fuera poco, es importante saber que el puente fue utilizado por los alemanes para su retirada, poco antes de que terminara la Primera Guerra Mundial.

Viaducto de Varda. Tierra Amarga
Viaducto de Varda. Tierra Amarga | Imagen cortesía de Antena 3

Un Viaducto de película

Es tal su espectacularidad, que esta construcción ha salido en un gran número de producciones. Una de las más sonadas es una escena de persecución al comienzo de ‘Skyfall’, largometraje que forma parte de la saga James Bond que vio la luz en 2012. Por si fuera poco, apareció en la película ‘Küf’ dirigida por Ali Aydin y, cómo no, en ‘Tierra amarga’. En los muchos encuentros que tenían dos de sus protagonistas, Fekeli y Hünkar, siempre tenían este viaducto como testigo.

Publicidad