Hace ahora casi dos semanas que Apple presentaba su nuevo iPhone SE de 2020, uno de los teléfonos más esperados de los últimos años. Un terminal que sabíamos que iba a tener un cierto aire retro, basando su diseño en el iPhone 8 y el iPhone XR. Pero lo que no nos imaginábamos es que Apple fuera a llevar hasta el extremo esa inspiración en el iPhone clásico. Tanto que como hemos conocido recientemente, el nuevo iPhone SE de 2020 cuenta con muchos componentes de hardware que son perfectamente compatibles con el iPhone 8.

Un parecido asombroso entre ambos teléfonos

iFixit es una empresa que se dedica a la reparación de dispositivos móviles y a proporcionar kits para poder repararlos de manera rápida y sencilla. Normalmente suelen acostumbrar a ofrecernos reportajes en los que desmontan por completo los dispositivos móviles más populares del mercado. Y en esta ocasión han hecho lo propio con el iPhone SE de 2020, que han demostrado para compáralo con el iPhone 8, el móvil del que presuntamente desciende. Y se han confirmado todas las sospechas acerca del parecido del teléfono con este, y no solo en el exterior, sino también en varios de sus componentes internos.

 

Tanto es así que hay hasta cinco componentes que se pueden intercambiar perfectamente con el iPhone 8, tal cual. Si los colocamos en el iPhone 8 o en el iPhone SE 2020, estos siguen funcionando perfectamente. Estamos hablando además de los que son prácticamente los componentes más importantes del iPhone 8, como son la pantalla, las dos cámaras de fotos, el motor háptico o la bandeja de las tarjetas SIM. En el caso de intercambiar la pantalla, funcionaría perfectamente, pero se perdería un ajuste clave, con es el calibrado Truetone característico de los móviles de Apple y que mejora sustancialmente la experiencia de pantalla.

Esto desvela que el nuevo teléfono de Apple tiene muchas más cosas en común de las que podíamos pensar, hasta el punto de que intercambiando los componentes los teléfonos siguen funcionando perfectamente. Lo que demuestra que este nuevo teléfono se ha desarrollado claramente sobre la base del ya clásico iPhone 8 lanzado hace ya varios años. De hecho no hay más que ver las imágenes facilitadas por iFixit sobre el desmontaje del iPhone 8 para comprobar que internamente el iPhone SE 2020 es prácticamente idéntico en este caso.

Un teléfono que será más sencillo de reparar

Lógicamente al compartir componentes con el iPhone 8, este nuevo móvil será mucho más sencillo de reparar, ya que los componentes están mucho más accesibles y disponibles en el mercado. Además de que este tipo de móvil, por su diseño y construcción, más acorde a los móviles de 2016 o 2017, lógicamente es más sencillo de poder manipular. Los móviles cada vez cuentan con más cámaras, pantallas más grandes e integradas en su cuerpo, y otros componentes que son muy difíciles de intercambiar. Quizás por eso, además de ser el iPhone más barato, estemos también ante el más sencillo y económico de mantener.