Como seguramente sabéis, lo primero que tiene que hacer uno cuando inventa o desarrolla un nuevo procedimiento, sistema, aparato o lo que sea, es ir a la oficina de patentes y dejar constancia detallada de eso que se le ha ocurrido. De esta forma, sobre el papel, estará blindado de potenciales plagiadores. Eso sí, el problema llega cuando ese tipo de registros no se realizan con la intención de fabricar nada, sino como medida preventiva por si en un futuro alguien resuelve algún desafío de la misma forma que nosotros y, entonces, aprovechamos para pedirle millonadas por infracciones graves. Sin mover un dedo.

Apple presentó en 2007 su primer iPhone y, con él, un sistema de desbloqueo de la pantalla tan básico que es de esas cosas que uno piensa que "por qué no se me habrá ocurrido a mí". Se llamaba "slide to unlock", o "desliza para desbloquear", y se refería a aquel primer gesto de los primeros teléfonos de Apple cuando para desbloquearlo y empezar a trabajar con él, teníamos que tirar de un botón hacia la derecha de la pantalla. ¿Lo recordáis?

'Slide to unlock' de los primeros iPhone | Apple

En los años siguientes, cuando llegaron smartphones de otras compañías, Apple demandó a HTC o a Samsung precisamente por haber copiado ese sistema de desbloqueo que había patentado. Entonces perdió contra los taiwaneses, pero ganó contra los coreanos, lo que no dejó muy claro cuál era el alcance de aquella patente a efectos prácticos y, sobre todo, de potenciales demandas en los años siguientes. Por suerte, esas guerras pasaron y parecía que las aguas se habían calmado cuando, de nuevo, regresa a la vida un culebrón alrededor del sistema de desbloqueo de pantalla original de los iPhone que, por cierto, ni los californianos lo utilizan ya. Al menos desde que entró en escena el Face ID con los iPhone X en septiembre de 2017 y su nuevo gesto de arrastrar la pantalla hacia arriba.

La guerra continúa... con otra empresa

Ahora nos toca volver al primer párrafo, al de esas empresas que patentan ideas por el simple hecho de ir luego a los tribunales para demostrar que a ellos se les ocurrió antes. Se trata de compañías que se conocen como trol y que buscan en el mercado productos y compañías a las que denunciar por supuestas infracciones sobre patentes registradas de su propiedad. Y es el caso de Zeroclick.

Esta compañía denunció en 2015 a Apple por este "deslizar para desbloquear" y en todas las ocasiones los jueces le dieron la razón a Apple aunque, en última instancia, ese veredicto fue producto de un pequeño tecnicismo que dio ventaja a los de Tim Cook, al determinar que Zeroclick perdió toda posibilidad de litigio en diciembre de 2017, ¿tal vez porque los de Cupertino habían desestimado ya ese sistema de "deslizar para desbloquear"? Concretamente, la empresa denunciante en 2018 ya no era Zeroclick, sino Zeroclick-1 y, más tarde, Zeroclick-2, y afirmaban como en casos anteriores, que eran los depositarios de patentes similares registrada en los años 2001 y 2010. Ahora, el reciente veredicto parece no dejar dudas y salva a Apple al determinar que la propiedad de su "deslizar para desbloquear" no es válida y, por lo tanto, "impatentable". ¿Creéis que durará mucho este veredicto en pie?