En los últimos meses hemos visto como cada vez es más común ver en los comercios a personas que pagan con su teléfono móvil. Si ya de por sí la mayoría de los usuarios durante muchos años no se han fiado de comprar a través de Internet por temor a lo que pudiera pasar, ahora hay muchos usuarios que temen utilizar el móvil para pagar en un establecimiento, algo que puede ocurrir por temor a lo desconocido, con estos pagos, y por supuesto también al no estar familiarizados con la operativa.

Así de fácil es pagar con el móvil

Como es lógico, la regla de oro de este tipo de transacciones es hacerlas siempre a través de apps y plataformas reconocidas y reconocibles. En el caso de los iPhone de Apple solo tenemos la posibilidad de utilizar Apple Pay, mientras que en Android tenemos varias alternativas más. Eso sí, hay un requisito básico para poder disfrutar de los pagos en tiendas con el móvil, que este cuente con conectividad NFC. Esta es la misma conectividad que se encuentra en nuestras tarjetas contactless, que permiten pagar sin necesidad de que la tarjeta se introduzca en un lector, ya que los latos se leen a través del chip NFC de manera inalámbrica.

Así que una vez que has comprobado que el móvil cuenta con NFC, puedes optar por descargar alguna de las apps compatibles con este proceso. Como decimos en los iPhone solo vamos a poder utilizar Apple Pay, mientras que en Android por ejemplo podemos pagar con Google Pay o Samsung Pay en el caso de los móviles coreanos. Además ya hay multitud de apps de bancos que nos permiten integrar nuestras tarjetas de crédito o débito en el smartphone. Esto es positivo porque a veces se trata de la única manera que tenemos para poder pagar con un determinado banco.

Porque lamentablemente, tanto en iOS como en Android, no son compatibles todos los bancos, por lo que debemos asegurarnos antes de acercarnos a la tienda de que nuestro banco es compatible con estos pagos. Ahora que hemos configurado nuestra cuenta en estas apps, es tan sencillo como activar la conectividad NFC, y comenzar a pagar en tiendas con solo acercar el móvil al TPV. Recuerda que para pagar de esta manera el móvil siempre debe estar desbloqueado, para poder identificarnos como que somos nosotros quienes contamos con el móvil y la información de la tarjeta. Así que el proceso es muy sencillo, comprobamos que tenemos NFC y lo activamos. Después descargamos la app compatible con nuestro banco, y por último desbloqueamos el móvil cuando vayamos a hacer uno de estos pagos, ahora solo tienes que acercar al móvil al TPV pasra pagar compras que normalmente no exceden de 20 euros.