Tener un móvil de Apple es sinónimo para muchos de contar con uno de los mejores smartphones del mercado. Ya solo su precio debería ser un indicador de que estamos ante un teléfono de primer nivel, pero no siempre lo que tenemos dentro del terminal se corresponde realmente con lo que pagamos. Al menos esa es la sensación que nos da el paso del iPhone 11 por las pruebas de DxOMark, los expertos en fotografía que se han convertido en la referencia en cuanto a cámaras de fotos móviles se refiere. A sus primeros puestos solo llegan las mejores cámaras, y en el caso del iPhone 11, que ha pasado ahora por la prueba, no hay precisamente un buen resultado, al menos para las expectativas que había sobre él.

Al nivel del Huawei P20 Pro

La cámara del iPhone 11 ha recibido una puntuación de 109 puntos, los mismos que recibió en Huawei P20 Pro, un teléfono presentado a finales de 2018, que entonces ya se lanzó como un teléfono de gama alta. Curiosamente la cámara de este iPhone 11 supera a la del iPhone XS Pro Max, el anterior tope de gama de Apple. Algo que viene a corroborar que el aspecto fotográfico de los iPhone no es precisamente de lo más destacado del mercado. En los puntos positivos de esta cámara de fotos del iPhone 11 podemos encontrar por ejemplo una exposición precisa y consistente. Así como un color vívido y realista. En interiores es capaz de ofrecer buen detalle, así como en fotos al aire libre.

iPhone 11 | Apple

Uno de los puntos más destacados es el de las fotos en modo ultra gran angular, que ofrecen un gran rendimiento. En contra de esta cámara, y lo que más le ha penalizado, una baja calidad del zoom en el rango medio y más amplio. También hay ciertas aberraciones, así como una gran sobreexposición en algunos retratos nocturnos. También tiene en su contra una distancia de enfoque muy corta en los retratos. En el caso de la grabación de vídeo, hay algunos aspectos positivos, como por ejemplo una exposición y rango dinámico precisa. Un buen detalle en la grabación, una estabilización eficiente, así como unos colores vivos y realistas mientras grabamos el vídeo.

En contra cuando graba vídeo, nos ofrece un balance de blancos inestable en interiores, así como problemas ocasionales con la exposición y su estabilidad. También se aprecian ciertos problemas con el auto enfoque, así como problemas para que el vídeo se vea fluido con luz brillante. Con todo esto la puntuación del iPhone 11 no es de las peores, pero sigue estando muy lejos de los mejores móviles de la lista, y sobre todo de los más modernos. Esto sitúa a la cámara del iPhone 11 en una más propia de un móvil de 2018 que de uno de 2020. Por lo que una vez más se demuestra que no por gastar más dinero, tenemos una mejor cámara de fotos.