La firma de Cupertino es conocida en todo el mundo por sus iPhone, iPad, o AirPods, todos dispositivos que han triunfado en sus categorías, y que en algunos casos han supuesto un punto de inflexión en la innovación dentro de la electrónica de consumo. El iPhone fue el verdadero impulsor de los smartphones, pero después de más de diez años de su lanzamiento, Apple ha cambiado su estrategia, porque ahora no innova tanto, pero se centra en ofrecer dispositivos seguros y la mejor experiencia de usuario. Eso le ha llevado a adoptar en sus dispositivos las últimas tendencias del mercado uno o dos años después que sus competidores. Algo así parece que va a ocurrir también en el caso de los teléfonos plegables o con pantallas flexibles.

La firma ya estaría trabajando en este formato

Los teléfonos plegables ya son una realidad, tanto que Samsung está a punto de presentar su segundo móvil con una pantalla de este tipo, flexible, el próximo 11 de febrero. Otros fabricantes como Huawei o Motorola ya han lanzado también sus primeros móviles de estas características, y mientras que hemos visto ya prototipos de otros fabricantes destacados, en el caso de Apple no hemos conocido demasiado acerca del posible lanzamiento de un iPhone de estas características, prácticamente nada ha trascendido en este aspecto. Para ello hay que fijarse en patentes como la que hemos conocido hoy.

La patente de Apple | USPTO

undefined Apple nos muestra uno de sus primeros dispositivos plegables, o más bien cómo podría ser uno de estos dispositivos para la marca. La patente ha sido vista ahora en la oficina de propiedad intelectual estadounidense, donde se puede apreciar que Apple precisamente estaría ya investigando los formatos plegables y sobre todo los mecanismos para poder garantizar la mejor experiencia de uso posible. La bisagra de este tipo de móviles o tabletas plegables son un elemento clave para que la pantalla no se dañe, no entre suciedad, y para que los usuarios no tengan que ver pliegues en estos paneles después de haberlos abierto y cerrado varias veces.

Es ahí donde se centra Apple en esta patente, en un sistema de bisagra que garantice una excelente experiencia. Este mecanismo ideado por Apple garantiza el mejor ajuste de la pantalla, tanto de su primera capa como de la segunda, para que cuando se extienda no haya marcas en ella o hendiduras fruto de un tiempo prolongado habiendo estado doblada. Una vez más parece que la estrategia de Apple es la de la cautela, y más en un dispositivo que podría cambiar por completo el concepto de iPhone tradicional.

Seguramente el desarrollo de un iPhone o iPad plegable obligaría a los de Cupertino a crear una nueva versión de su sistema operativo iOS, específico para este tipo de pantallas. Y eso podría llevar aún más tiempo que el propio acondicionamiento del hardware, que como vemos, ya parece estar en marcha. No se espera que Apple lance dispositivos plegables hasta al menos 2021 o 2022, si es que termina por animarse a entrar en este segmento en alza.