SOCIEDAD RESPIRATORIA EUROPEA

Roncar está relacionado con un un riesgo mayor de cáncer, según un estudio

Hacer estos ruidos cuando se duerme también puede provocar un mayor riesgo de coágulos sanguíneos y una disminución del procesamiento mental.

Hombre durmiendo

Hombre durmiendo gpointstudio para Freepik

Publicidad

La Sociedad Respiratoria Europea -ERS- ha presentado esta semana en su congreso Barcelona varios estudios en relación a la apnea obstructiva del sueño. Según dos investigaciones, esta patología estaría estrechamente relacionada con el riesgo de cáncer, así como menor capacidad cognitiva a largo plazo y riesgos de desarrollar coágulos de sangre en las venas.

La apnea obstructiva del sueño o AOS es un "trastorno del sueño común". Con él, las personas experimentan una obstrucción parcial o total de las vías respiratorias durante el sueño, lo que puede causar que su respiración se interrumpa. Los efectos visibles son: ronquidos fuertes, jadeos, asfixia y somnolencia diurna. Se estima que esta patología afecta a entre el 7 y el 13 % de la población, sobre todo a personas con sobrepeso, fumadores o que beben alcohol en exceso.

Apnea obstructiva y riesgo de cáncer

Andreas Palm, investigador de la Universidad de Uppsala en Suecia presentó el estudio que relaciona la apnea con el cáncer. "Ya se sabe que los pacientes con apnea obstructiva del sueño tienen un mayor riesgo de cáncer", comenta en un comunicado de la ERS. Además, Palm admite que los hallazgos de su investigación relacionan la privación de oxígeno con el cáncer.

Para llegar a esta conclusión, el doctor Palm y su equipo analizaron los datos de 62.811 pacientes antes de que empezaran su tratamiento de AOS. Después, entre 2010 y 2018, estas personas recibieron un tratamiento para la apnea con presión positiva continua en las vías respiratorias, que las mantiene abiertas durante el sueño.

Durante el estudio, los científicos prestaron atención a factores que podían determinar los resultados, como el peso, problemas de salud y el nivel socioeconómico. "Encontramos que los pacientes con cáncer tenían AOS levemente más grave, según lo medido por un índice de apnea hipopnea promedio", señala.

Por tanto, los resultados de este estudio resaltan "la necesidad de considerar la apnea del sueño no tratada como un factor de riesgo de cáncer", suscribió Palm. Sin embargo, también comenta que estos hallazgos no recomiendan extender las pruebas de detección de cáncer a todos los pacientes con apnea.

Apnea obstructiva y disminución del procesamiento mental

El segundo estudio presentado en el congreso fue el del doctor Nicola Marchi y sus colegas, de la Universidad de Lausana en Suiza. Con él demostraron que la apnea estaba relacionada con una mayor disminución de las capacidades cognitivas y el procesamiento mental en un estudio de seguimiento de cinco años.

Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron un seguimiento a personas de 65 o más años con AOS en el que examinaron sus habilidades de procesamiento mental y capacidad cognitiva. Cinco años más tarde de la primera evaluación, observaron los cambios en las habilidades de conocimiento y razonamiento, el tiempo que les llevaba pensar y reaccionar ante una información y la capacidad para organizar pensamientos, tomar decisiones y priorizar tareas.

"Descubrimos que la AOS y, en particular, los niveles bajos de oxígeno durante el sueño debido a la AOS, se asociaron con una mayor disminución de la función cognitiva global, la velocidad de procesamiento, la función ejecutiva y la memoria verbal. También encontramos que las personas de 74 años o más y los hombres tenían un mayor riesgo de deterioro cognitivo relacionado con la apnea del sueño en algunas pruebas cognitivas específicas", señaló Marchi.

Por tanto, esta investigación demuestra que la apnea del sueño y la consiguiente privación de oxígeno contribuyen al deterioro cognitivo.

Apnea obstructiva y formación de coágulos en la sangre

En el Hospital Universitario de Angers, en Francia, el profesor Wojciech Trzepizur y sus colegas investigaron la relación entre los coágulos de sangre en las venas y la apnea obstructiva. Descubrieron que los pacientes con AOS más grave tenían más probabilidades de desarrollar tromboembolismo venoso -TEV-. De hecho, 104 pacientes de los 7.355 que participaron en las pruebas lo desarrollaron en un plazo de seis años.

"Descubrimos que aquellos que pasaban más del 6 % de su noche con niveles de oxígeno en la sangre por debajo del 90 % de lo normal tenían casi el doble de riesgo de desarrollar TEV en comparación con los pacientes sin privación de oxígeno", comentó Trzepizur, admitiendo que aún se necesitan más estudios sobre la apnea y sus posibles tratamientos.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Razones por las que dormir con el ventilador encendido no es buena idea

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad