TecnoXplora » CienciaXplora

ENFERMEDAD DERIVADA DEL TABACO

¿Por qué la mayoría de los fumadores no desarrollan cáncer de pulmón?

Un nuevo estudio podría tener la respuesta a esta incógnita.

Publicidad

Los datos más completos sobre las tendencias mundiales del tabaquismo destacan su enorme coste para la salud mundial. El coste económico total del tabaquismo (tanto en gastos de salud como en pérdidas de productividad) está por encima de los 1.700 millones de euros.

Al mismo tiempo, la cantidad de fumadores en todo el mundo está por encima de los 1.100 millones de personas. Lo extraño es que si bien el cáncer de pulmón está directamente vinculado al consumo de tabaco y es el tercero más común a nivel global, la mayoría de los fumadores no desarrollan cáncer de pulmón: se detectan alrededor de 1,8 millones de casos nuevos de cáncer de pulmón por año. Menos de un 0,1% de las personas que fuma.

Un reciente estudio, publicado en Nature Genetics, aborda este aspecto y sus conclusiones sugieren que algunos fumadores pueden tener mecanismos que los protegen del cáncer de pulmón mediante mutaciones limitantes. Los hallazgos podrían ayudar a identificar a los fumadores que enfrentan un mayor riesgo de contraer la enfermedad y, por lo tanto, justificar un seguimiento especialmente estrecho de estas personas.

"Esto puede resultar ser un paso importante hacia la prevención y la detección temprana del riesgo de cáncer de pulmón – señala Simon Spivack, líder del estudio y profesor de medicina, de epidemiología y salud de la población, y de genética en un comunicado – Esto nos permitiría evitar los esfuerzos actuales necesarios para combatir la enfermedad en etapa tardía, donde se producen la mayoría de los gastos de salud".

Cómo estudiar las mutaciones en las células

Si bien durante mucho tiempo se ha asumido que fumar conduce al cáncer de pulmón al desencadenar mutaciones en el ADN de las células pulmonares normales, la realidad parece indicar otras implicaciones. "Nunca se pudo probar, hasta nuestro estudio, esta afirmación ya que no había forma de cuantificar con precisión las mutaciones en las células normales", añade Jan Vijg, coautor principal del estudio y profesor de Genética Molecular.

Vig es el responsable de un avance que permitió identificar los cambios en las células al desarrollar un método para secuenciar los genomas completos de células individuales.

Hasta dicho avance, los métodos de secuenciación del genoma completo de una sola célula podían introducir errores de secuenciación difíciles de distinguir de las mutaciones verdaderas. Vijg resolvió este problema mediante el desarrollo de una nueva técnica de secuenciación llamada amplificación de desplazamiento múltiple de una sola célula (SCMDA), descrita en un artículo publicado en Nature Methods en 2017.

Los autores utilizaron la técnica SCMDA para comparar las mutaciones de las células epiteliales pulmonares normales (es decir, las células que recubren el pulmón) de dos tipos de personas: 14 que nunca habían fumado, de 11 a 86 años y 19 fumadores, de 44 a 81 años, que habían fumado un máximo de 116 paquetes al año.

Las células se recolectaron de pacientes que se sometieron a broncoscopia para pruebas de diagnóstico no relacionadas con el cáncer. "Estas células pulmonares sobreviven durante años, incluso décadas, y por lo tanto pueden acumular mutaciones tanto con la edad como con el tabaquismo – afirma Spivack –. De todos los tipos de células del pulmón, estos se encuentran entre los más propensos a volverse cancerosos".

Los investigadores descubrieron que las mutaciones se acumularon en las células pulmonares de los no fumadores a medida que envejecían. Al mismo tiempo detectaron que había una cantidad significativamente mayor de mutaciones en las células pulmonares de los fumadores, lo que confirma que fumar aumenta el riesgo de cáncer de pulmón al incrementar la frecuencia de mutaciones.

Esta es probablemente una de las razones por las que tan pocos no fumadores contraen cáncer de pulmón. Pero por qué entre el 10 y el 20 por ciento de los fumadores de toda la vida sufren de cáncer de pulmón, es algo que seguía asombrando a los expertos.

La respuesta podría estar en que las mutaciones se detenían después de 23 años de exposición.

"Los fumadores más empedernidos no tenían la mayor carga de mutaciones – concluye Spivack –. Nuestros datos sugieren que estas personas pueden haber sobrevivido durante tanto tiempo a pesar de su tabaquismo porque lograron suprimir una mayor acumulación de mutaciones. Esto indica que estas personas tienen sistemas muy competentes para reparar el daño del ADN".

SEGURO QUE TE INTERESA:

Los cigarrillos electrónicos podrían aumentar el nivel de azúcar en sangre, según un estudio

Publicidad